americaeconomica.com

Renta fija

Renta fija

Un informe del IIF muestra que la deuda empresarial en EEUU supone un 73% del PIB, cerca de los picos anteriores al estallido de la crisis financiera.

La deuda mundial siguió creciendo durante el pasado 2018, pero lo hizo en menor cuantía que en ejercicios anteriores. Así lo muestra un reciente informe del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés), de acuerdo al cual el aumento fue de 3,3 billones de dólares –sí, con doce ceros- en el ejercicio, lejos de los 21 billones del año anterior.

Renta fija

La inversión de la curva de tipos: los analistas creen que no hay que alarmarse (por ahora).

Todas las alarmas saltaron el pasado viernes: por primera vez desde 2007, el bono estadounidense a tres meses ofrecía en el mercado secundario una rentabilidad mayor que el bono de referencia a diez años. Este fenómeno, conocido como ‘inversión de la curva de tipos’, es ampliamente relacionado en el mercado como un síntoma de una recesión a corto o medio plazo. Los analistas matizan que todavía no es momento de dejarse llevar por el pánico, pero sí reconocen que es más probable una contracción de la economía mundial en 2020.

Renta fija

La calidad de la protección de los inversores marca un mínimo histórico: un 85% de los préstamos apalancados con ‘covenant-lite’.

Si se produce –o cuando se produzca- el descalabro, será difícil decir que no hubo advertencias. El Fondo Monetario Internacional(FMI), el Banco Internacional de Pagos (BIS), la Reserva Federal o el Banco de Inglaterra alertan cada poco tiempo del riesgo acumulado a través de los préstamos apalancados, pero mientras tanto este tipo de deuda más arriesgada sigue acumulando récords preocupantes.

  • 1

Deuda pública

Los analistas dan casi por descontada una rebaja de tipos de la Fed a finales de año, seguida de otro recorte en 2020.

Los temores a una desaceleración económica que obligue a los bancos centrales a bajar aún más los tipos de interés –en los casos en los que tengan margen de maniobra- se deja notar en los mercados de renta fija, donde los rendimientos de los bonos soberanos se encuentran en sus niveles más bajos en años.