Mercosur en sombras

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Argentina caminó a las grandes ligas tras años de jugar en las sombras, materia pendiente su apertura al mundo, sin generar vinculaciones con bloque económico alguno, salvo con el indefinido e inconsistente Mercosur. Argentina caminó a las grandes ligas tras años de jugar en las sombras, materia pendiente su apertura al mundo, sin generar vinculaciones con bloque económico alguno, salvo con el indefinido e inconsistente Mercosur. Es así que la nueva administración ha sido admitida como observadora de la Alianza Pacífico, con el objetivo de procurar una mayor inserción en el mundo, a fin de que a partir de establecer reglas claras, dinamizar la recepción de inversiones, lograr recomponer la débil imagen del país en el exterior.

No cabe duda que como proyecto de unión aduanera, el MERCOSUR ha dejado de ser confiable, vale como ejemplo el replanteo de su política exterior de Argentina, sumados a las declaraciones del nuevo canciller brasileño, José Serra, líder del PSDB, enviado por el flamante presidente Michel Temer a Buenos Aires, impulsando la creación de mecanismos para flexibilizar el Mercosur, y que los países miembros puedan avanzar en acuerdos de libre comercio, por ejemplo con los países que integran la AdP.

Vale recordar que al constituir una unión aduanera, el Mercosur impide a sus socios consumar un acuerdo de libre comercio con terceros países, tal la decisión del 32-00 del Consejo del Mercado Común del Mercosur los países miembro deben negociar conjuntamente todo acuerdo comercial extra zona, copia fiel a lo que propone la Unión Europea. Al momento los países tienen acuerdos bilaterales con otros, enmarcados en acuerdos marco configurados entre ese país y el Mercosur.

Como detalle significativo Chile con 56 socios comerciales, México con 50, Colombia con 35 y Perú con 17, dan validez a lo comentado, mientras que Argentina con 12, Brasil 11, Uruguay 11, y Paraguay 9, casualidad todos miembros del Mercosur.

Fungir como observador no le considera atributos de miembro pleno, sin embargo amplía su juego, refleja mayor autonomía relativa frente al Mercosur (sin abandonarlo, estimándolo como principal alianza estratégica), accionando un acercamiento a la AdP reconocida como bloque promotor del libre comercio internacional, augurando de que el Pacífico es el gran motor económico transnacional.

A tener en cuenta, los países no miembros pueden participar como observador de acuerdo con las disposiciones establecidas por el Consejo de Miembros, compartir los principios y objetivos establecidos en el Acuerdo Marco de la AdP, si un Estado observador posee acuerdos de libre comercio con al menos la mitad de los Estados parte, podría solicitar ser candidato por adhesión a la AdP, por estos días ya son 49 los países observadores.

La propuesta de la AdP surge de la declaración de Lima, abril del 2011, proyecto gracias a la iniciativa del entonces presidente del Perú Alan García Pérez, quien con una percepción de estadista, extendió la invitación a sus pares de Chile, Colombia, México y Panamá, a efectos de profundizar la integración comercial entre sus economías y definir el trabajo en conjunto relacionado a la vinculación comercial con los países asiáticos de la cuenca del Pacifico, basados en los acuerdos de libre comercio existentes entre los Estados parte.

La Alianza, con 42 miembros, sus orígenes en América Latina, México, Colombia. Perú y Chile, mas la posibilidad que Costa Rica y Panamá, hoy observadores pasen rápidamente a ser plenos por estos días el presidente Santos, visitado por su par argentino Mauricio Macri, ha dado fuerte apoyo a la presencia Argentina. A diferencia del Mercosur (unión aduanera que prevé libre comercio intrazona pero altos aranceles consensuados de todos hacia terceros) en la AdP hay libre comercio entre sus miembros y autonomía de cada uno de ellos para gestar acuerdos de comercio e inversiones con terceros.

La decisión profundiza una mayor autonomía del Mercosur, además de una búsqueda de un mayor y necesario equilibrio con el mundo.

En America Latina existen algo más de 110.000 compañías exportadoras, de las cuales más de la mitad, aproximadamente 66.000 radicadas en Chile, México, Perú y Colombia, más del doble de las que existen en el Mercosur.

Vale recordar que al momento los países que integran la AdP, son el principal destino de las exportaciones argentinas con alto valor agregado tecnológico.-

Un dato que debemos tener en cuenta, al momento la OMC admite más de 620 acuerdos económicos internacionales en el mundo, mientras que hace por lo menos quince años eran solo 270, los números no mienten, el 52 % del comercio mundial se desarrolla entre los países que dieron el puntapié inicial a esos acuerdos). La AdP llega a más de 215 millones de habitantes y a las puertas del 40% del PBI de Latinoamérica, si el bloque fuese un país, alcanzaría la octava ubicación del palmar mundial económico, además, sus acuerdos comerciales le permiten proyectarse, sin pago de aranceles, a un universo de entre 1500 y 4500 millones de habitantes (según el país).

Así, la CEPAL analizó las diversas alternativas sobre posible acuerdo entre países del Mercosur y de la AdP, soportando la facilitación de comercio, acumulación de origen, movilidad de personas, estadísticas para el comercio de servicios, cooperación en ciencia, tecnología, innovación y prospectiva, sustentabilidad ambiental, transporte, energía, política industrial, turismo, y un punto fundamental integración conjunta a Asia Pacífico, además de un punto considerado de vital importancia, menores aranceles al comercio fronteras afuera.

Volviendo a la jugada del Gobierno argentino, de concretarse un acuerdo pleno con la AdP, plasmaría la inequívoca intención de dar un giro de 360 grados, determinando un nuevo rumbo político económico, proyectando geométricamente el comercio hacia quienes ya son grandes receptores de exportaciones industriales argentinas ,asintiendo que el 45% de las empresas exportadoras argentinas ya ha exportado a la AdP, mientras al resto del mundo la proporción es muy menor (a Europa solo ha exportado el 28% de los exportadores; a EEUU el 20%; y a China el 4%).

En Latinoamérica hay 110.000 empresas exportadoras, y unas 65.000 están en la AdP (el doble que en el Mercosur). Esto, porque Chile ha celebrado acuerdos internacionales con economías que representan el 81% del producto bruto mundial, México con quienes generan el 60% del PB mundial, Perú con quienes explican el 77% y Colombia con el 27% del producto mundial, mientras que Argentina mantiene acuerdos con quienes solo representan el 5% del PB global.

Sin perder más el tiempo el bloque del sur deberá replantear pasos a seguir, asumir errores, a efectos de no verse debilitado frente al nuevo e incipiente bloque, el que augura un nuevo foco de intranquilidad, por si tuviese pocos, ya, Uruguay, en el marco de VII Cumbre de la Alianza del Pacifico, vía su vice presidente Danilo Astori, quien representó a Uruguay como país observador, afirmó que–va a trabajar a los efectos de lograr ser miembro pleno, mientras que Paraguay, gracias a los oficios del gobierno colombiano forma parte del grupo de países interesados en ingresar como observadores a la AdP.

Mientras tanto Brasil, navega a la deriva, el gobierno de Temer, presionado por los industriales, quienes alertados del impacto en el comercio mundial y en Brasil, del continuo fortalecimiento de la AdP, sumado a un posible acuerdo comercial entre EEUU y la UE, estiman, no sin razón, que Brasil quedará aislado si no se lanza a la búsqueda de nuevos acuerdos de libre comercio.

Con los motores al máximo, el evidente impulso de AP contrasta con inacción manifiesta que atraviesa Mercosur, no queda duda alguna que la agenda externa de los miembros de la AP es mucho más dinámica y efectiva.

Si existe un tema que diferencia a los dos bloque, ese es .el arancel promedio en AP se sitúa en torno al 6%, en tanto el del Mercosur lo dobla, situándose en el 11%, por si esto no bastara la AP mantiene tratados de libre comercio con más de ochenta países; más de veinte países se han constituido en sus observadores, mientras que Costa Rica, Guatemala y Panamá están gestionando su inclusión como países miembros ,en la otra vereda, el Mercosur carece de acuerdos comerciales con China y con Estados Unidos, mientras las negociaciones con la Unión Europea, que llevan una década, están estancadas.

Pues bien, el tablero, cada vez más dinámico e indescifrable, vale recordar las palabras, sabias por cierto, de un viejo y enigmático gurú, atentos, los ojos y los oídos, siempre abiertos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA