Telefónica pide a Portugal Telecom que convoque una junta de accionistas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Telefónica volvió hoy a sugerir al consejo de Portugal Telecom que convoque una junta de accionistas para discutir y votar la oferta de 5.700 millones de euros que lanzó para hacerse con el 100% de la brasileña Vivo. En una presentación al mercado, la operadora española afirmó que los accionistas internacionales de la compañía portuguesa deberían pronunciarse sobre la OPA, a la que se opone frontalmente el órgano de gestión de PT a pesar de que supone una prima del 145%, equivalente al 78% de la capitalización de la lusa. Telefónica volvió hoy a sugerir al consejo de Portugal Telecom que convoque una junta de accionistas para discutir y votar la oferta de 5.700 millones de euros que lanzó para hacerse con el 100% de la brasileña Vivo. En una presentación al mercado, la operadora española afirmó que los accionistas internacionales de la compañía portuguesa deberían pronunciarse sobre la OPA, a la que se opone frontalmente el órgano de gestión de PT a pesar de que supone una prima del 145%, equivalente al 78% de la capitalización de la lusa.

Asimismo, es 10,9 veces superior al Ebitda de Vivo en 2009 y 32 veces más que el beneficio proyectado por la compañía brasileña para este año. El enfrentamiento que mantienen Telefónica y Portugal Telecom vivió hoy un nuevo capítulo a raíz de las declaraciones al Financial Times del director financiero de la española, Santiago Fernández Valbuena, quien ha insinuado que su grupo no descarta lanzar una oferta hostil por la portuguesa, de la que ya es el primer accionista (posee un un 10% de su capital) y donde cuenta con dos asientos en su consejo.

Valbuena incluso ha ido más allá al afirmar que Telefónica podría bloquear los dividendos de Vivo por la férrea oposición de PT a la oferta.

Los socios portugueses de PT suman un 24% de su capital y rechazan la oferta de Telefónica, pero la operadora española confía en poder convencer al resto, formado fundamentalmente por bancos europeos y fondos de inversión estadounidenses, más preocupados por conseguir rentabilidad a corto plazo que por las perspectivas de futuro de PT.

De hecho, hoy la compañía que preside César Alierta ha iniciado un ‘road show’ con los inversores institucionales internacionales que participan en el capital de la operadora portuguesa para convencerles de las bondades de la operación.

El plazo para aceptar la oferta por Vivo finaliza el 6 de junio, y para que se convoque la junta, es necesario que lo solicite formalmente un accionista que controle al menos un 5% del capital, extremo en que confía la operadora española, más si cabe después de que PT haya incumplido su reglamento interno, al rechazar en tres días la oferta de Telefónica, cuando tenía la obligación de convocar a los miembros del consejo con cinco días de antelación.

PT señaló que el rechazo fue “unánime”, cuando en su órgano se sientan dos representantes de Telefónica.

La posibilidad de que Telefónica bloquee los dividendos de Vivo podría suponer un duro golpe para PT, que de no recibir esta retribución tendría muy difícil poder mantener su propia política de dividendos.

Por el contrario, para Telefónica apenas supondría un impacto mínimo, que incluso la operadora española podría aprovechar para aumentar las inversiones destinadas a mejorar las infraestructuras de Vivo.

Los analistas de HSBC ya señalaron la semana pasada que de aceptar la oferta de Telefónica, Portugal Telecom podría tener asegurados los dividendos de siete años a los precios actuales (0,575 euros por acción) al mismo tiempo que reforzaría su balance.

Además, Telefónica y la firma china Huawei han alcanzado un acuerdo para lanzar en España un ‘smartphone’ disponible desde cero euros y sin estar asociado necesariamente a una tarifa plana de datos, con el fin de “popularizar” el uso de los teléfonos inteligentes, informaron ambas compañías.

El nuevo terminal, ‘Ivy Movistar’, fabricado especialmente por el grupo chino para la compañía española, está pensado para atraer a los clientes que quieran hacer un uso esporádico de la red. De esta forma, el terminal permite desactivar el servicio de datos con el fin de evitar al usuario costes involuntarios e incluye además una opción de “pago por uso”, con la que el cliente paga sólo un euro por cada día que se conecta.

El ‘Ivy Movistar’ podrá adquirirse a partir del próximo 1 de julio desde cero euros para los nuevos clientes de la compañía y los que pasen de la modalidad de prepago a contrato y, desde cero a 95 euros, dependiendo de los puntos acumulados y de la tarifa de datos asociada, para quienes ya son clientes de la firma.

El director de Terminales, Procesos y Proyectos de Telefónica España, Luis Ezcurra, resaltó durante la presentación que el “encargo” que la compañía realizó a Huawei supone un gran “paso estratégico”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA