Botín pide unidad para defender el rating de la deuda española

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Emilio Botín ha pedido hoy, a través de unas escuetas declaraciones enviadas a los medios de comunicación, un “esfuerzo conjunto del sector público y privado para mantener el rating de España”, después de que ayer S&P rebajase la perspectiva del país a “negativa”. La intervención del presidente del Santander, un banco con gran presencia internacional, también en Latinoamérica, ha sacudido a la comunidad financiera. Emilio Botín ha pedido hoy, a través de unas escuetas declaraciones enviadas a los medios de comunicación, un “esfuerzo conjunto del sector público y privado para mantener el rating de España”, después de que ayer S&P rebajase la perspectiva del país a “negativa”. La intervención del presidente del Santander, un banco con gran presencia internacional, también en Latinoamérica, ha sacudido a la comunidad financiera.

Las declaraciones de Botín se produjeron poco antes del acto institucional del presidente del Gobierno en el que presentó las ‘Perspectivas Económicas 2009’ de España, ante un destacado grupo de empresarios, entre los que se encontraban el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y otros como Florentino Pérez o Antonio Brufau. José Luis Rodríguez Zapatero repitió el mensaje de Botín.

El banquero ha expresado su confianza en que, de darse este esfuerzo, “se cumplan los objetivos marcados por Europa”, dentro del Pacto de Estabilidad propiciado por el Tratado de Maastricht. El presidente del Banco Santander ha recordado no obstante que si bien la deuda española “ha crecido de manera importante” en los últimos meses, España “parte de un nivel de endeudamiento mucho más bajo que otros países”.

Botín ha salido así al paso de la rebaja de la perspectiva de calificación de la deuda soberana española realizada ayer por Standard & Poor’s (S&P). El cambio se debe a las expectativas de un crecimiento del PIB significativamente más bajo y a la persistencia de déficit fiscales elevados a medio plazo, así como por la falta de medidas por parte del Gobierno. Otra de las claves es la velocidad del deterioro de las cuentas públicas. S&P es la misma agencia que rebajó el rating de España en enero de este mismo año quitándole la ‘Triple A’. Actualmente la deuda soberana española mantiene una calificación de ‘AA+’. En todo caso, las otras dos grandes agencias (Fitch y Moody’s) mantienen la máxima calificación a la deuda soberana de España: Triple A.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA