Relaciones peligrosas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, le devolverá el golpe a España al no acudir a la Cumbre Iberoamericana de Cádiz, como ya hiciese el por entonces presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la cumbre de 2010 en Argentina. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, le devolverá el golpe a España al no acudir a la Cumbre Iberoamericana de Cádiz, como ya hiciese el por entonces presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la cumbre de 2010 en Argentina.

Muchos apuntan que la presidenta no ha perdonado este desplante a España y que aún se encuentra muy dolida, ya que Zapatero debería haber acudido a la cumbre y darle el pésame por el fallecimiento de su esposo, Néstor Kirchner.

La Casa Rosada ha anunciado formalmente que la presidenta argentina no acudirá a los actos que tendrán lugar en tierras gaditanas dentro de un par de semanas y que el vicepresidente Amado Boudou irá en su lugar, acompañado de Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de Argentina, Héctor Timerman.

Nada ha podido hacer el embajador de España en Buenos Aires, Román Oyarzun para suavizar las relaciones un tanto tirantes entre Argentina y España.

El diario La Nación se ha hecho eco de las declaraciones del Gobierno argentino, que ha mantenido que “nunca se manejó en la agenda de la Presidenta que fuera a ir a Cádiz”.

El medio también ha señalado que si finalmente no acude la mandataria, “será un duro golpe para Madrid, que esperaba aires de cambio en sus relaciones con el país latinoamericano”.

El embajador Román Oyarzun había comentado hacía unos días en La Nación que hizo todo lo que estuvo en su mano para logar el reencuentro de la presidenta con España”. Para él, es necesario superar las diferencias y mirar hacia delante”.

La presidenta también es noticia estos días porque le han concedido la pensión vitalicia de viudedad corresponde por la muerte de su esposo y antecesor en la Casa Rosada, Néstor Kirchner (2003-2007).

Cristina Fernández dio este paso en cuanto su esposo falleció y ha decidido hacerlo a pesar de ser la tercera estadista más rica del continente americano, con una fortuna de casi seis millones de euros declarados al fisco.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA