Reincorporación

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los responsables de la Bolsa de Valores de Lima han anunciado esta semana que, finalmente, el parqué peruano formará parte del Mercado Integrado Latinoamericano (MILA). Un proyecto que integrará a los mercados de Perú, Colombia y Chile, dispuestos a hacerle sombra a Sao Paulo, la gran plaza financiera del subcontinente. Hace un par de semanas, la falta de armonía fiscal entre los tres socios en el tratamiento aplicado a las plusvalías bursátiles por las haciendas de sus respectivos países, forzó a la bolsa peruana a abandonar temporalmente el club. Ahora, todo vuelve a su cauce. Los responsables de la Bolsa de Valores de Lima han anunciado esta semana que, finalmente, el parqué peruano formará parte del Mercado Integrado Latinoamericano (MILA). Un proyecto que integrará a los mercados de Perú, Colombia y Chile, dispuestos a hacerle sombra a Sao Paulo, la gran plaza financiera del subcontinente. Hace un par de semanas, la falta de armonía fiscal entre los tres socios en el tratamiento aplicado a las plusvalías bursátiles por las haciendas de sus respectivos países, forzó a la bolsa peruana a abandonar temporalmente el club. Ahora, todo vuelve a su cauce.

Fue el pasado 20 de diciembre cuando Perú decidió suspender su participación en el MILA. La decisión se tomó después de que clausurara su legislatura anual sin haber aprobado un proyecto de reforma de ley concerniente a los impuestos que deben pagar los inversores por las ganancias de sus acciones.

Un año antes, en diciembre de 2009, se aprobó una ley según la cual los inversores que depositan sus finanzas en compañías domiciliadas en un país extranjero deberían pagar un 30% en cuestión de impuestos por las ganancias que obtuvieran por las acciones de dichas compañías. Por su parte, el impuesto que deben pagar las personas que ostentan valores de empresas peruanas es de un 5%. Tanto la bolsa de Colombia como la de Chile están exentas de este tipo de trabas a las inversiones.

Dicha ley se promulgó con la finalidad de incrementar los ingresos provenientes de los impuestos, y se produjo después de varias ventas de alto perfil de compañías del sector de los recursos naturales a capitales extranjeros en años anteriores, en las cuales no se pagaron impuestos a Perú.

Sin embargo, su resultado fue bastante negativo. Desde que se aprobó la llamada Ley de Impuestos a la Renta, la rentabilidad de la Bolsa de Valores de Lima ha experimentado un notable descenso. Si bien ésta ha sido bastante elevada, ha bajado a la mitad durante 2010 frente al año pasado, cuando no existía dicho impuesto. De esta forma, la rentabilidad registrada por la plaza bursátil peruana durante 2009 fue del 202%, mientras que la acumulada durante 2010 ha sido del 65%.

Por lo que el pasado mes de junio el gobierno peruano presentó al Congreso un proyecto de ley que buscaba simplificar la aplicación del impuesto sobre la renta y adecuarla a las prácticas de los mercados bursátiles internacionales. Este proyecto de ley unifica la tasa de impuestos al 5% para todos los inversores y para todo tipo de empresas.

La aprobación de esta reforma de ley era una condición indispensable, según el presidente de la Bolsa de Valores de Lima, Roberto Hoyle, para que Perú pudiera entrar en el Mila. De no ser así, la plaza bursátil limeña no tendría competitividad con respecto a sus contrapartes, Colombia y Chile, tal y como explicó el responsable el día que anunció la retirada de Perú de este proyecto.

De esta forma, una vez clausurada la legislatura anual del Congreso, sólo cabía la posibilidad de que fuera la Comisión Permanente de la Cámara Alta la que retomase la discusión de la ley. Esta Comisión Permanente puede votar y aprobar normas de carácter de urgencia.

A apenas tres días para que terminase el 2010, finalmente la Comisión Permanente del Congreso decidió aprobar dicha reforma. La iniciativa fue aprobada con once votos a favor y nueve en contra, y aplica un total de doce modificaciones a la citada ley con el objetivo de igualar en el país las condiciones para el pago de impuestos en las inversiones en acciones nacionales y extranjeras. De esta forma, los cambios aprobados permitirán que el pago de impuestos sobre lo invertido en valores extranjeros sea del 5%, al igual que sucede con los valores nacionales y en las plazas bursátiles de Colombia y de Chile.

Las presiones para que se aprobara dicha reforma han sido constantes desde que el pasado mes de junio el gobierno de Alan García la presentara ante el Congreso. Sin embargo, según la opinión de algunos analistas, ha sido necesario que la Bolsa de Valores de Lima diera un ‘susto’ de este tipo para que finalmente la aprobación llegase a buen puerto. “Roberto Hoyle trataba de usar alguna estrategia para presionar al gobierno a derogar esta ley”, ha comentado a Americaeconomica.com Claudio González, experto de la casa de análisis Tanner Corredores.

De esta forma, y una vez lograda la reforma de la Ley de Impuestos a la Renta, ha sido esta misma semana, el pasado 3 de enero, cuando los responsables de la plaza bursátil peruana han confirmado la reincorporación de la misma al Mila.

Algo de gran importancia para Perú, ya que será el mercado más beneficiado por esta integración. De las tres bolsas que conformarán el Mila, la peruana es la más pequeña. De forma que, si no se hubiese aprobado la homologación tributaria, se hubiera perdido la posibilidad de atraer más inversores y de dinamizar el mercado de capitales peruano.

En efecto, en 2010 la Bolsa de Valores de Lima ha tenido un volumen de transacción por 4.200 millones de dólares (3.193 millones de euros). Por su parte, la bolsa colombiana ha transado acciones por un total de 25.000 millones de dólares (19.011 millones de euros), y la chilena por 45.000 millones de dólares (34.221 millones de euros).

Por su parte, las bolsas de Colombia y Chile no han puesto ningún tipo de impedimento a la reincorporación de Lima. Si bien habían confirmado entonces que continuarían adelante con el proceso de integración, las consecuencias que hubieran sufrido si finalmente Perú no hubiera entrado en el Mila habrían sido varias.

Si bien la salida eventual del mercado peruano no tenía relevancia en cuanto a la liquidez que tendrá el Mila una vez integrado, estos dos países sí pierden la posibilidad de tener un mercado más diversificado, sobre todo en el sector minero.

El 60% de la bolsa peruana está copada por compañías de dicho sector, algo que no existe en Chile y apenas comienza a tener presencia en Colombia. Por lo que el Mila daba a los inversores de ambos países la posibilidad de comprar acciones muy interesantes de empresas mineras que no pueden adquirir en sus mercados locales.

Las bolsas de Colombia, Chile y Perú firmaron el pasado mes de noviembre un acuerdo de integración, en lo que sería el denominado Mercado Integrado Latinoamericano, o Mila. Este mercado sería el mayor de los latinoamericanos por número de emisiones, con la cotización de más de 560 firmas, frente a las 406 compañías listadas en México y las 386 en Brasil. Además, alcanzaría una capitalización bursátil de 614.000 millones de dólares (466.931 millones de euros), el segundo mayor de la región después de Brasil, cuya capitalización asciende a 1,47 billones de dólares (1,11 billones de euros). Su volumen total de negociación llegaría a los 55.000 millones de dólares (41.826 millones de euros) al año, frente a los 1,34 billones de dólares (1,01 billones de euros) que se negocian al año en la plaza brasileña.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA