Problemas en Wall Street

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las acciones de JP Morgan se han desplomado más de un 8% en Wall Street después de que ayer el banco estadounidense anunciara unas pérdidas de 2.000 millones de dólares por operaciones fallidas en derivados. Las acciones de JP Morgan se han desplomado más de un 8% en Wall Street después de que ayer el banco estadounidense anunciara unas pérdidas de 2.000 millones de dólares por operaciones fallidas en derivados.

Según los medios internacionales, la pérdida mancha la imagen del banco, que salió mejor parado de la crisis que la mayoría de sus pares, y la de su presidente, James Dimon, que ostentaba una fama de rey de Wall Street durante la crisis financiera. La situación tiene lugar cuando los grandes bancos luchan contra los esfuerzos de los reguladores para frenar las operaciones de riesgo con medidas tales como la llamada regla de Volcker.

JP Morgan, el mayor banco de EEUU por activos, dijo en su presentación trimestral con los reguladores que un plan que ha estado usando para cubrir los riesgos «ha demostrado ser más arriesgado, más volátil y menos efectivo como cobertura económica que lo que la empresa creía».

Dimon afirmó, según recoge The Wall Street Journal, que la llamada cobertura sintética, el uso de contratos conocidos como seguros contra la cesación de pagos, estaba «pobremente implementado» y «mal supervisado». Afirmó que el banco tiene en marcha una exhaustiva evaluación de lo que salió mal y que había «muchos errores», «descuido» y «mal juico» por parte del banco.

La resurrección de los monederos electrónicos

Por otro lado, esta semana hemos conocido que JP Morgan Chase, el mayor banco de EEUU por activos, ha decidido ‘resucitar’ la idea de los monederos electrónicos, que ya se han intentado introducir en diferentes mercados sin demasiado éxito. La entidad financiera comenzará a comercializar las tarjetas bancarias prepago este verano.

Esta iniciativa surge tras el fracaso hace unos meses de los grandes bancos estadounidenses, que trataron imponer cuotas por el uso de las tarjetas de débito y crédito vinculadas a cuentas corrientes. Una medida que les perjudicó a las entidades del sector que aplicaron esos costes, pues perdieron clientes, y que benefició a los bancos que no los impusieron que atrajeron a ese público.

Los clientes de la compañía podrán hacerse con esas tarjetas recargables sin cuotas, en las 5.541 sucursales que tiene en el país, la cual podrán decidir mensualmente qué cantidad de dinero desean destinar para que se gaste.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA