López Obrador quiere ser un nuevo Humala

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el eterno aspirante a presidir México, se enfrentará en julio de 2012 a la que quizá sea su última oportunidad de conseguir su propósito. Curiosamente, esta vez las encuestas están en su contra. Pero el líder del Partido Revolución Democrática (PRD) no se fía de ellas. Son las mismas que en 2006 le daban como seguro ganador y entonces perdió contra Felipe Calderón, el actual mandatario. Además, AMLO tiene un plan y dos precedentes favorables. Hacer lo que hicieron Ollanta Humala y Lula da Silva, presentarse como un político moderado que se entenderá con los grandes empresarios y las empresas internacionales y desmarcarse de la sombra de Hugo Chávez. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el eterno aspirante a presidir México, se enfrentará en julio de 2012 a la que quizá sea su última oportunidad de conseguir su propósito. Curiosamente, esta vez las encuestas están en su contra. Pero el líder del Partido Revolución Democrática (PRD) no se fía de ellas. Son las mismas que en 2006 le daban como seguro ganador y entonces perdió contra Felipe Calderón, el actual mandatario.

Además, AMLO tiene un plan y dos precedentes favorables. Hacer lo que hicieron Ollanta Humala y Lula da Silva, presentarse como un político moderado que se entenderá con los grandes empresarios y las empresas internacionales y desmarcarse de la sombra de Hugo Chávez.

Mientras el plan empieza a arrancar, la situación de partida, como hemos dicho antes, no es buena. Según las últimas encuestas, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto es el que tiene más posibilidades para llegar a la presidencia.

La segunda favorita es Josefina Vázquez Mota, una de las aspirantes del Partido Acción Nacional, que no decidirá al postulante definitivo hasta febrero. AMLO asegura contar con cuatro millones de votos, pero sus ataques personales contra el exmandatario Vicente Fox redujeron sus apoyos en la campaña anterior.

Obrador tiene por lo tanto como contrincante Enrique Peña Nieto, con unas fuertes ganas de llegar a la jefatura, el PRI aspira a llegar a la presidencia después de 12 años fuera del poder. Además, el candidato disfruta de una alta popularidad por partida doble, por estar casado con la reconocida aztriz mexicana Angélica Rivera y por ser al antiguo gobernador del estado de México, según una encuesta de Consulta Mitofsky.

El aspirante del PRD no ha perdido la esperanza de conseguir los votos de la clase trabajadora y de los jóvenes, un sector relevante pues del total de los electores, cerca de 25,5 millones de ciudadanos son menores de 30 años.

Para llegar a este grupo poblacional, AMLO tendrá una reunión nacional con Morena Jóvenes y Estudiantes, organización juvenil de universitarios, un movimiento que goza de gran popularidad tras la repercusión de las movilizaciones que han ocurrido en Chile en estos últimos meses. Además, de participar activamente en las redes sociales como Twitter y tener su propio canal en Youtube.

Aunque, en la izquierda ya hay quien le ha visto venir y han criticado su acercamiento a los empresarios. Mientras que en el 2006, el candidato del partido izquierdista realizó una fuerte crítica al sistema neoliberal en sus discursos. Durante esta campaña sus críticas al modelo capitalista han disminuido.

Los aspirantes están jugando sus cartas y aún se desconoce quién será el nuevo presidente mexicano, lo que es seguro es que el sucesor de Felipe Calderón tendrá en herencia un Estado complicado con la lucha contra el narcotráfico y un país en el que cada día aumentan las desigualdades entre ricos y pobres.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA