Las medidas de Dilma aún no funcionan

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La economía brasileña se expandió un leve 0,4% en el segundo trimestre. Según estas cifras, a pesar de las inversiones y reformas llevadas a cabo por la presidenta Dilma Rousseff para impulsar el crecimiento del país, parece que la potencia más importante de América Latina continúa estancada. La economía brasileña se expandió un leve 0,4% en el segundo trimestre. Según estas cifras, a pesar de las inversiones y reformas llevadas a cabo por la presidenta Dilma Rousseff para impulsar el crecimiento del país, parece que la potencia más importante de América Latina continúa estancada.

El Producto Interno Bruto de Brasil creció un 0,4% en el segundo trimestre comparado con el período inmediatamente anterior y de 0,5% si se tienen en cuenta los mismos tres meses del año pasado, según el informe del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

Estos datos confirman el estancamiento económico de Brasil, aunque el crecimiento de la sexta potencia mundial de abril a junio fue 4 veces mayor al 0,1% registrado en el primer trimestre, que fue revisado a la baja porque inicialmente había sido calculado en 0,2%.

De esta forma, tomando los datos recogidos por el organismo oficial de estadística, Brasil solamente creció un 0,6% en la primera mitad de 2012, frente a la expansión del 3,8% registrada en los seis primeros meses del año pasado.

“Este resultado del segundo trimestre refleja, por un lado, la influencia negativa de la economía mundial y por otro lado indica que las medidas de estímulo aún no están haciendo efecto plenamente en la economía brasileña”, reconoció el ministro de Hacienda del país, Guido Mantega.

Y es que la mandataria brasileña, Dilma Rousseff ha aprobado diferentes medidas para frenar esta desaceleración ante los eventos de carácter mundial que acogerá el país en los próximos años y el Gobierno espera avanzar un 4% en el presente año. Pero como ha indicado el titular de Hacienda parece que todavía es pronto para que estas medidas comiencen a surtir efecto.

Se han recortado los impuestos en ciertos sectores y productos y esta semana el Banco Central de Brasil recortó la tasa de interés de referencia hasta un 7,5%, su nivel mínimo histórico.

Además Rousseff anunció una inversión de 53.532 millones de euros para modernizar las anticuadas infraestructuras de carreteras y ferrocarriles para dotar al país de una mayor eficiencia y presencia en el mercado internacional.

Habrá que ver si estas decisiones adoptadas por la mandataria brasileña consiguen impulsar un crecimiento económico anual para 2012 del 4%, como espera el Gobierno, o al menos logran poner fin al estancamiento económico.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA