Las dos agendas de Ollanta Humala

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ollanta Humala, el recientemente electo nuevo presidente de Perú, ha mandado un mensaje muy claro a través de los periplos por el continente sudamericano que ha realizado tras las elecciones. Significativamente, sus primeros destinos han sido países pertenecientes no a la Comunidad Andina (CAN), sino al Mercosur, más liberales y por tanto con una imagen muy distinta a la de Venezuela, por ejemplo. El deseo de Humala de luchar contra la imagen de intervencionista e inestable que le han colgado algunos medios peruanos le ha llevado a visitar, inmediatamente tras su victoria, Brasil, la nación de Dilma Rousseff y Lula da Silva: los espejos en que el peruano desea mirarse. Ollanta Humala, el recientemente electo nuevo presidente de Perú, ha mandado un mensaje muy claro a través de los periplos por el continente sudamericano que ha realizado tras las elecciones. Significativamente, sus primeros destinos han sido países pertenecientes no a la Comunidad Andina (CAN), sino al Mercosur, más liberales y por tanto con una imagen muy distinta a la de Venezuela, por ejemplo. El deseo de Humala de luchar contra la imagen de intervencionista e inestable que le han colgado algunos medios peruanos le ha llevado a visitar, inmediatamente tras su victoria, Brasil, la nación de Dilma Rousseff y Lula da Silva: los espejos en que el peruano desea mirarse.

De hecho, la presidenta brasileña fue la primera en invitar a Humala, tras felicitarlo, vía telefónica, por su victoria en las elecciones ante su oponente, Keiko Fujimori. Un día después lo hizo el ex mandatario brasileño, Lula da Silva, con el que mantiene una excelente relación. También ha visitado en su primer tour Argentina, Uruguay y Paraguay, países que integran el Mercosur (Mercado Común del Sur).

Desde que Ollanta Humala, líder de Gana Perú, ha llegado al Gobierno, está mostrando un gran interés en fortalecer la cooperación con los países latinoamericanos. Perú es miembro de la CAN, al igual que Bolivia, Colombia y Ecuador; no obstante, estas naciones no han sido las elegidas en primer lugar a visitar por el nacionalista. Al parecer, las ‘políticas estatistas’ que ejercen sus socios de la comunidad andina no beneficiaría en nada la imagen de Humala, por lo que éste habría decidido poner rumbo a los países del Mercosur.

De hecho, su primer destino para ampliar y reforzar la cooperación bilateral ha sido Brasil, país miembro de la alianza subregional. La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue la primera en invitar a Humala, tras felicitarlo vía telefónica por su victoria el pasado domingo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en las que se enfrentó a la legisladora Keiko Fujimori.

El ex mandatario brasileño, Lula da Silva, lo hizo en la noche del lunes, también por teléfono, ambos conversaron sobre temas importantes como la integración regional, el Mercosur y la erradicación de la pobreza.

Recordemos que una semana antes de que se celebraran las elecciones peruanas, Humala intentó reunirse con los dos políticos brasileños. El nacionalista necesita como fuese limpiar la imagen que han dado de él los medios, dado que el líder de Gana Perú ha dicho ser víctima de una campaña mediática.

Se le acusaba de querer llevar a cabo una política estatista como consecuencia de su relación con Chávez y de sus antiguos coqueteos con ‘políticas chavistas’. Por ello, la imagen positiva de Lula es de gran interés para Humala, que quiere que se asocie su Gobierno al del brasileño.

El nacinalista también ha visitado después Argentina, Paraguay y Uruguay; casualmente, los tres también son socios del Mercosur. De este modo, podría parecer que Humala está rechazando a Bolivia, Colombia y Ecuador, miembros como Perú de la CAN.

La actitud del líder de Gana Perú está siendo bastante respetuosa y no querría adentrarse en aguas pantanosas, especialmente en estos momentos en los que la Bolsa de Valores de Lima (BVL) vive momentos delicados tras su victoria en las urnas. Así, todo apunta a que el nacionalista intentará esmerarse para mantener relaciones con países cuyos gobiernos son moderados. Esta estrategia de Humala para simular una apariencia menos “peligrosa” también ha repercutido positivamente en la estabilidad del mercado de valores peruano.

No obstante, otras empresas del sector siguen mostrando cierta desconfianza hacia los planes económicos del nacionalista, que trata de imponer un impuesto a las sobreganancias mineras para financiar programas contra la pobreza.

Por ejemplo, Southern Koper, propiedad de la minera mexicana Grupo México, la cual ha sido víctima colateral de las elecciones peruanas, con pérdidas del 7,5%, dijo que «reanalizará» sus planes por 2.000 millones de dólares (1.366 millones de euros) en el país a la espera de señales del nuevo Gobierno, con el que se compromete a trabajar «cercanamente».

Humala ha expresado su interés por estrechar los lazos culturales y económicos con el Mercosur (Mercado Común el Sur), bloque regional de integración formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. El nacionalista aprovechó la reunión con su homólogo uruguayo, José Mujica, para destacar la importancia que su próximo gobierno le dará a la participación en los mecanismos políticos de esta alianza. Sin embargo, al mismo tiempo, a pesar de ponerla en segundo lugar en su lista de prioridades en su primera gira como presidente, el nuevo presidente peruano no olvida a la CAN, a la que, al menos en sus discursos, ha dedicado palabras de elogio. Nunca la organización de una gira había dado tanta información sobre un político.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA