Bofetada judicial a López-Obrador

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El tribunal Electoral de México ha descartado anular el triunfo de Enrique Peña Nieto en las elecciones presidenciales del uno de julio. La entidad considera que no debe ser invalidado pues “no hubo vulneración de los principios constitucionales”. El tribunal Electoral de México ha descartado anular el triunfo de Enrique Peña Nieto en las elecciones presidenciales del uno de julio. La entidad considera que no debe ser invalidado pues “no hubo vulneración de los principios constitucionales”.

Así lo ha señalado el magistrado Salvador Nava, uno de los siete integrantes de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que abordó este asunto. Este fallo abre las puertas a que Peña Nieto se declare presidente electo como más tardar el próximo seis de septiembre.

De esta manera, no sigue adelante la demanda de la coalición Movimiento Progresista, que quería impugnar el triunfo del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues los magistrados consideraron “insuficientes” las pruebas de distorsión deliberada de las encuestas preelectorales, financiamiento irregular y gastos excesivos en campaña, compra y coacción de voto, intervención indebida de funcionarios públicos e irregularidades durante la jornada electoral.

En el discurso de Nava, que hizo un resumen de los argumentos por los que no deben invalidarse las elecciones, señaló que “México tuvo unos comicios libres y auténticos y tiene un presidente legítimo, elegido por el pueblo: Enrique Peña Nieto”.

En sus consideraciones generales, la sentencia señala que no se han encontrado “irregularidades graves, generalizadas y determinantes para el resultado”. Señala también que en una acusación de este tipo no vale con “hacer una serie de afirmaciones dogmáticas”.

Mientras se llevaba a cabo la sesión en la Sala Superior, cientos de personas se manifestaban frente a las instalaciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y acababan por tirar las vallas de seguridad alrededor del recinto para gritar consignas en contra del PRI y Peña Nieto.

Los simpatizantes del candidato del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, también arremetieron contra el alto tribunal para avalar unos comicios que consideran fraudulentos.

El coordinador de la campaña de la coalición de izquierda, adelantó que López Obrador pronto daría su visión sobre todo esto, pero aprovechó su intervención frente a los medios para descalificar los alegatos de los magistrados y a ellos mismos. “Son unos farsantes con toga y birrete que van a sepultar la Constitución y van a convertirse en la comparsa más vil en la historia de la democracia nacional”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA