¿Apertura económica?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los bancos cubanos han extendido las posibilidades de los trabajadores del sector privado de La Habana para acceder a los créditos. Hasta ahora, solo podían exponer dinero como aval para estos préstamos, pero según las normas publicadas este jueves en la Gaceta Oficial, se han ampliado los bienes que los ciudadanos podrán otorgar como garantía. Los bancos cubanos han extendido las posibilidades de los trabajadores del sector privado de La Habana para acceder a los créditos. Hasta ahora, solo podían exponer dinero como aval para estos préstamos, pero según las normas publicadas este jueves en la Gaceta Oficial, se han ampliado los bienes que los ciudadanos podrán otorgar como garantía.

Joyas, vehículos, ganados bienes culturales, viviendas de segunda residencia… son los nuevos activos que pueden servir como aval para los bancos para la concesión de créditos, de acuerdo con lo recogido en la normativa.

Las disposiciones complementarias amplían así el Decreto-Ley 289 que entró en vigor en diciembre de 2011 y que permitía a pequeños agricultores, trabajadores cubanos del sector privado y otros ciudadanos acceder a financiamiento. Esta norma exigía a los interesados demostrar a la entidad financiera su fuente de ingresos para poder hacer frente al pago de los créditos.

La Gaceta oficial de este jueves publicó además nuevas posibilidades de pago para el sector no estatal. Esta resolución autoriza el pago en pesos convertibles de personas jurídicas a personas naturales, en las actividades por cuenta propia.

Esta apertura en la concesión de créditos llega en la misma semana en la que el Cuba Study Group (CSG), la organización independiente de exiliados cubanos moderados liderada por Carlos Saladrigas, ha puesto las cartas sobre la mesa para exigir a Barack Obama que levante el embargo a La Habana. Saladrigas ha remitido al presidente estadounidense una serie de medidas que el mandatario podría aprobar sin necesidad del apoyo de las Cámaras y que suponen prácticamente la desaparición de dicho embargo.

Se trata de medidas como autorizar a los ciudadanos estadounidenses a abrir cuentas en bancos cubanos y a utilizar sus tarjetas de crédito en sus viajes a Cuba, que pretenden, según el CSG, “expandir el libre flujo de contactos y recursos de la isla y fomentar la actividad económica y política independiente en Cuba”.

Aunque estas propuestas de Saladrigas son más bien, para algunos, una advertencia de Obama al presidente cubano, Raúl Castro, sobre lo que podría hacerse desde EEEUU.

Precisamente, Saladrigas anunció el año pasado un proyecto para contribuir a la financiación del tejido empresarial privado cubano, que Raúl Castro quiere potenciar. Se trataría de canalizar créditos hacia los cuentapropistas que dejaran la puerta abierta a los cubanos en el exterior a una posible futura participación en el capital de estas compañías.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA