Paz, bien tan preciado

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Colombia sufre desangrada el flagelo de la guerrilla desde 1964, transitando décadas en búsqueda de la paz, instrumentando diferentes estrategias, la mano dura de Turbay Ayala en los 70 y la de Uribe Vélez en la década pasada, ó las pláticas de paz de Betancur en los 80, y Pastrana en los 90. Colombia sufre desangrada el flagelo de la guerrilla desde 1964, transitando décadas en búsqueda de la paz, instrumentando diferentes estrategias, la mano dura de Turbay Ayala en los 70 y la de Uribe Vélez en la década pasada, ó las pláticas de paz de Betancur en los 80, y Pastrana en los 90.

En estos momento sale al ruedo el actual mandatario, Juan Manuel Santos, quien apuesta por el diálogo. Asegura aprender de los errores del pasado, aspira alcanzar el éxito, donde los demás fallaron, con la convicción de no repetirlos, que terminaron fortaleciendo a las Farc y debilitando al Estado. Su objetivo es mantener operaciones y presencia militar sobre cada milímetro del territorio nacional.

Se trata, básicamente de no repetir especialmente lo ocurrido en el llevado a cabo por el presidente Andrés Pastrana -1998-2002- quien con el despeje de Caguan, acabó convirtiéndola en plataforma de la guerrilla a efectos de continuar cometiendo delitos y salir fortalecida, vale recordar que las Farc, el grupo guerrillero más antiguo de la región, surgieron como brazo armado del Partido Comunista en 1964, contando en las actualidad con alrededor de 8.500 efectivos.

El documento convenido -Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera- consta de cuatro folios y seis puntos generales, establece que los delegados del presidente Santos y de las Farc formalizarán la mesa de pláticas en Oslo el próximo 5 de octubre, trasladándose luego a La Habana, sede permanente de las negociaciones. La agenda del diálogo directo e ininterrumpido abarcará los siguientes temas:

Política de Desarrollo Agrario Integral.

-Cese del Fuego y Hostilidades.

-Reinserción de los insurgentes.

-Solución al problema de las drogas ilícitas.

-Víctimas de los enfrentamientos.

Con el objetivo de encasillar las pláticas en el marco internacional, del que carecieron las frustradas negociaciones anteriores, acordaron que Noruega y Cuba sean garantes, mientras que Chile y Venezuela serán los acompañantes. La elección de estos países tiene sustento, Noruega auspició en 1993 los diálogos de paz entre israelíes y palestinos, Cuba, sin duda alguna, sobresale cercana ideológicamente a las Farc, acompañada por la administración bolivariana de Hugo Chavez Frías, Chile como contrapeso, muestra a Sebastián Piñera en la misma senda que Santos. Evidentemente que no todo es color de rosa para la administración colombiana, a pesar del apoyo del 60% de la población, surgen fuertes escollos en su propia cocina, fuerzas políticas, terratenientes y ganaderos afines a Alvaro Uribe, encumbrados sectores de las Fuerzas Armadas, especialmente los de alto grado retirados, pero con predicamento entre la fuerza activa, quienes deberán acatar, por su verticalismo, pactar con sus enemigos íntimos, las víctimas del flagelo, no como enemigos de la paz, sino como obstáculo para alcanzarla, quienes exigen castigo tanto para las Farc por sus procedimientos inescrupulosos sanguinarios, como para las Fuerzas Armadas que deberán pagar por sus excesos en el cumplimiento del deber. Otro factor que complica, los paramilitares que desmovilizados de las AUC -Autodefensas Unidas de Colombia-, en condiciones operativas de tomar represalias contra el gobierno y las Farc, por último, menuda tarea, el nexo de los insurgentes con el narcotráfico.

El tiempo, si el bendito tiempo, juega a contramano de las pláticas, ya que evidentemente el Gobierno da señales concretas de utilizar el proceso a efectos de impulsar la reelección de Santos en el 2014, sin embargo para las Farc no existen los tiempos políticos, no quedan dudas el mayor obstáculo, al momento es la confianza, los procesos de paz anteriores generaron alta frustración, Santos juega fuertes sus cartas necesita generar una amplia base de apoyo al proceso y de esa manera aislar socialmente a los halcones de derecha e izquierda, quienes exigen sin miramientos la rendición incondicional de las Farc, ò que la administración ceda a raja tablas al reclama guerrillero instalar un Estado bolivariano, afín a Venezuela, Cuba.,Bolivia, Ecuador, Nicaragua, en la región, bajo el paraguas internacional de Irán.

Ahora bien como es costumbre cada jugador conoce a la perfección su juego, se jacta que el del contrincante suma, a no dudar el que se equivoque, paga, sólo que no estamos frente a una partida de pocker, sino, ni más ni menos frente al destino de una nación

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA