Mis escenarios políticos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En julio del año pasado, a raíz de la información sobre el supuesto cáncer presidencial, produje unas declaraciones que se basaban en “Un juego prospectivo sencillo y rápido, de reconocimiento del entorno político, observación de sus disyuntivas, reconocimiento del reto principal y dibujo de escenarios derivados, (que) nos muestra desde –el escenario negativo- una radicalización política militar o civil, hasta –el escenario positivo- una más o menos turbulenta normalización democrática, con sub-escenarios de competitividad perversa (enfrentamiento entre liderazgos atomizados) o posibilidades diversas de negociación entre sectores hasta ahora enfrentados, pasando –el escenario intermedio- por una extensión de la actual incertidumbre y riesgo de juego político nacional trancado prolongado”. En julio del año pasado, a raíz de la información sobre el supuesto cáncer presidencial, produje unas declaraciones que se basaban en “Un juego prospectivo sencillo y rápido, de reconocimiento del entorno político, observación de sus disyuntivas, reconocimiento del reto principal y dibujo de escenarios derivados, (que) nos muestra desde –el escenario negativo- una radicalización política militar o civil, hasta –el escenario positivo- una más o menos turbulenta normalización democrática, con sub-escenarios de competitividad perversa (enfrentamiento entre liderazgos atomizados) o posibilidades diversas de negociación entre sectores hasta ahora enfrentados, pasando –el escenario intermedio- por una extensión de la actual incertidumbre y riesgo de juego político nacional trancado prolongado”.

Hay nuevas circunstancias y factores. La mayoría de los análisis que hemos visto se limitan a lo electoral; pero, en los últimos días, incluso en titulares principales de los medios impresos, se ha hecho referencia a apreciaciones que refieren el escenario negativo que incluimos arriba, o variantes; todos, motivo de preocupación, por los evidentes problemas, riesgos y costos de un deslizamiento del país a niveles de violencia política inconvenientes e inciertos para todos.

El día de elaborar este artículo realizamos un nuevo ejercicio en el cual ya están presentes las condiciones derivadas del impactante proceso de las primarias del sector opositor, las nuevas circunstancias del Presidente y un factor, que aunque mencionado como posibilidad el año pasado, ya se hace presente en la vida política: la segmentación y división de los bloques políticos; por lo pronto, de manera abierta en el sector oficialista.

Pasamos, entonces, a una exposición rápida del análisis realizado:

1) El Juego de Escenarios plantea una situación en la cual se puede identificar:

• Un buen momento de la oposición

• El mejoramiento de la participación electoral

• El mantenimiento de las condiciones electorales dudosas

• La segmentación de sectores políticos en cada bando (nuevo en el chavismo)

• El temor a la justicia de los sectores radicales y delincuentes del oficialismo

• Un año decisivo para ambos sectores,

2) En ella resulta posible identificar los juegos antagónicos de los agentes. Y esos son o pueden ser:

PARA EL OFICIALISMO:

• La consideración de los riesgos y costos asociados a la pérdida del poder

• La realidad de un estado montado sobre el fraude institucional, una base política fanática y violenta y la realidad de la asociación con regímenes forajidos

Eso lo lleva a jugarse el todo por el todo

PARA LA OPOSICIÓN:

• La conveniencia de una solución amplia y profunda que permita una transición y una consolidación democráticas (como no es unánime, se abre otro juego de escenarios)

• La necesidad, por razones internas y externas, de la recuperación institucional del país (con el riesgo de exclusión internacional, tipo Cuba, etc.)

• Los riesgos de una radicalización avanzada (posiblemente no completa, pero sí con mayor represión)

Lo que también la lleva a jugarse el todo por el todo.

Ambas partes se juegan el todo por el todo: es un juego Suma-Cero.

3) De ello surgen los retos planteados en el momento actual:

• Para el oficialismo: mantener el statu quo en las condiciones electorales o generar una escalada radical, que lleve a la ingobernabilidad y justifique el uso de la fuerza (Diego Arria, Stratfor y Roger Noriega se aproximan a esa hipótesis)

• Para la oposición: superar las amenazas y debilidades en las condiciones electorales o lograr mejorarlas (las dos principales amenazas son la participación ciudadana en las elecciones y las condiciones electorales. Una mejoró; la otra, en la opinión de Alfredo Weil, de Esdata, no se ha cubierto aún. De nuevo, Diego Arria, pero también la ONG Mujeres de Negro y otros plantean la inevitabilidad de mejorar, sobre todo lo último)

4) Frente a ese reto, los escenarios posibles son:

EL ESCENARIO NEGATIVO: El Triunfo de la violencia y la inestabilidad. En ese escenario el régimen enturbia las condiciones y los radicales actúan (eso abre otro juego prospectivo, de sub-escenarios)

EL ESCENARIO POSITIVO: El Triunfo de la democracia electoral. Gana la oposición en elecciones con confianza mejorada (aquí se abre un juego prospectivo distinto. No todos son favorables a la transición y posterior consolidación)

EL ESCENARIO TENDENCIAL: Triunfo del statu quo. Gana el régimen con su sistema electoral.

Son hipótesis. El objeto de la prospectiva se plantea siempre en esos términos. Son ayuda para el análisis, las decisiones y acciones. Ojalá ayuden.

* Santiago José Guevara García

(Valencia, Venezuela)

sjguevaragarcia@gmail.com / @SJGuevaraG1

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA