Obama compensa a Lula las pérdidas generadas por los subsidios del algodón al reconocer el etanol de caña de azúcar

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha querido compensar al presidente brasileño, Lula da Silva, las pérdidas económicas que ha causado a su país a través de los subsidios que su Gobierno otorga a los productores de algodón, al reconocer el etanol que proviene de la caña de azúcar que se produce en Brasil. La decisión de EEUU de reconocer este tipo de etanol como un biocombustible avanzado beneficiará a Brasil, el mayor productor mundial de etanol de caña de azúcar. El presidente de EEUU, Barack Obama, ha querido compensar al presidente brasileño, Lula da Silva, las pérdidas económicas que ha causado a su país a través de los subsidios que su Gobierno otorga a los productores de algodón, al reconocer el etanol que proviene de la caña de azúcar que se produce en Brasil. La decisión de EEUU de reconocer este tipo de etanol como un biocombustible avanzado beneficiará a Brasil, el mayor productor mundial de etanol de caña de azúcar.

La clasificación de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EEUU de biocombustibles avanzados certifica que un biocombustible aprobado reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en más del 50% en comparación con la gasolina. Los cálculos de la EPA muestran que el etanol de caña de azúcar de Brasil reduce las emisiones de CO2 en un 61% en comparación con la gasolina.

De esta manera EEUU podrá utilizar el etanol brasileño para cumplir sus objetivos de biocombustible. Los analistas consideran que lo más probable es que el país norteamericano comience a importar un gran volumen de etanol brasileño en la segunda mitad de esta década.

Brasil, que ya es el mayor productor mundial de etanol generado de la caña de azúcar, tendrá que hacer un esfuerzo para aumentar su producción en los próximos años y poder satisfacer la demanda que se espera que llegue desde EEUU.

Brasil se había convertido en el primer destino elegido por las petroleras que estaban interesas en diversificar sus negocios y entrar en el sector del etanol, uno de los biocombustibles más prometedores, ahora, con esta decisión de la EPA el interés aumentará considerablemente.

Las mayores petroleras buscan fusiones con empresas brasileñas especializadas en el etanol porque el Gobierno de Lula ha adaptado la legislación para que su país se convierta en el mayor productor mundial. La compañía Shell ya ha desembarcado en el negocio de la mano de la azucarera brasileña Cosan en una operación valorada en 12.000 millones de dólares.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA