Los expertos venezolanos recomiendan vender el Bono 2026 lo antes posible

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A falta de tres días para que los venezolanos y las empresas que adquirieron el Bono Soberano internacional 2026 puedan acceder a ellos, la decepción sigue siendo la sensación dominante en Venezuela. Pocos recibirán lo que esperaban, por lo que la falta de dólares, y el hecho de que no habrá tanta oferta de venta como se creía, aconsejan vender el bono que acumula riesgos. A falta de tres días para que los venezolanos y las empresas que adquirieron el Bono Soberano internacional 2026 puedan acceder a ellos, la decepción sigue siendo la sensación dominante en Venezuela. Pocos recibirán lo que esperaban, por lo que la falta de dólares, y el hecho de que no habrá tanta oferta de venta como se creía, aconsejan vender el bono que acumula riesgos.

Henkel García, Director de Ecométrica, ilustra la sensación de manera gráfica. “Yo definiría la colocación con dos palabras: Decepción y frustración. Los ahorristas que buscaban ahorrar en dólares solo tuvieron 1.500 dólares. De estos, solo lograrán entre el 70% y 75%, por lo que apenas obtendrán de la adquisición unos 1.000 dólares”.

Pero la situación, más apremiante por la falta de dólares, es más apremiante para las empresas, que necesitan del billete verde para importar materiales y productos. “Las empresas que no forman parte de los rubros de la sanidad y la alimentación han logrado la misma asignación que las personas naturales, 1.000 dólares. La situación es preocupante porque no pueden acudir al Cadivi o al Sitme, por lo que el futuro es incierto para ellas”, asegura García.

En este contexto, hay quien espera que buena parte de los dólares, que han ido a parar al sistema financiero público y a las aseguradoras también públicas, puedan repercutir en estos dos organismos encargados otorgar dólares, de manera lícita, a las empresas. Sin embargo, como ya ocurrió con la emisión de los bonos 2031, tal posibilidad se ha demostrado insuficiente para abastecer las necesidades de las empresas.

“El Banco Central Venezuela asegura que el Sitme entrega entre 30 y 40 millones diarios. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos son montos nominales negociados, por lo que solo el 70 y 80% son efectivos”, explica el director de Ecométrica.

En tal coyuntura surge, entre los escasos ciudadanos y empresas que se han hecho acreedores de los bonos 2026, la duda de si vender los papeles en cuanto sea posible o mantenerlos. La premura será para muchos la que obligue a acudir al mercado, que no ha sido condescendiente con Venezuela en los últimos meses, pero que puede dar sorpresas.

“La curva de bonos ha sido muy castigada en las últimas semanas. Sin embargo, en el caso del bono 2026 no lo ha sido tanto, por lo que los aquellos que lo hayan adquirido en busca de dólares a corto plazo deben venderlo dentro de las dos siguientes semanas”, aconseja Henkel. Sin embargo, para aquellos que deseen mantenerlo en su portafolio, “deben tener en cuenta que es un papel muy riesgoso”.

En contraste a estas afirmaciones, un estudio de Ecoanalítica emitido el pasado 11 de octubre, antes de que se conociera el reparto de los bonos, aseguraba que este tipo de papel cuenta con lo que “se denomina riesgo de precio (que disminuya el precio por debajo de niveles acorde con sus características y comparativamente con otros bonos venezolanos), trayendo como consecuencia que los inversionistas internacionales exijan un mayor rendimiento por el bono, lo que conlleva a una disminución en el precio de mercado del papel”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA