La imagen de Correa empeora entre los ecuatorianos apenas dos meses después de la Consulta Popular

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, no vive su mejor momento de popularidad. A pesar del triunfo en la Consulta Popular que convocó en mayo, la ciudadanía cada vez ve con peores ojos su gestión. Según el sondeo “Monitor de la Opinión Nacional”, desde marzo a junio la aprobación del presidente pasó de ser del 47% al 36%, una caída de casi once puntos que revela que la población le ve cada vez con ojos más escépticos. Parece que el éxito electoral en la Consulta, unas semanas después, comienza a evaporarse. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, no vive su mejor momento de popularidad. A pesar del triunfo en la Consulta Popular que convocó en mayo, la ciudadanía cada vez ve con peores ojos su gestión. Según el sondeo “Monitor de la Opinión Nacional”, desde marzo a junio la aprobación del presidente pasó de ser del 47% al 36%, una caída de casi once puntos que revela que la población le ve cada vez con ojos más escépticos. Parece que el éxito electoral en la Consulta, unas semanas después, comienza a evaporarse.

Por si fuera poco, el sondeo se ha realizado en las ciudades más importantes del país, Quito y Guayaquil, que tiene un peso importante en los comicios y en las que Correa había vencido con una ajustada mayoría. El descenso en la aprobación podría, por tanto, tener graves consecuencias en el futuro devenir político del presidente.

Los ecuatorianos se han mostrado muy críticos en el sondeo con dos áreas, la de la economía y la de la seguridad. En el primer caso, un contundente 82% de los encuestados han declarado mostrarse contrarios a la gestión económica del gobierno, mientras que respecto a la seguridad pública, un 93% declarada sentir que el trabajo de las autoridades no es bueno.

Además, el diario La Hora ha informado de que el Correa se enfrenta a un panorama complicado también en el plano legal, ya que actualmente afronta catorce juicios en contra, nueve de ellos civiles, y cinco penales. La gran mayoría de esos contenciosos se han producido por los conocidos ataques del presidente a sus adversarios políticos, que han motivado muchas de esas demandas.

Así pues, tras el espaldarazo que supuso el triunfo del “Sí” en la Consulta Popular que impulsó en mayo en torno a diferentes cuestiones, el liderazgo de Correa se debilita entre los ecuatorianos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA