El Senado en México lleva al Gobierno de Calderón ante el Supremo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Senado mexicano ha demandado al gobierno de Felipe Calderón por permitir que Citigroup sea el accionista de control de Banamex. La ley mexicana impide la participación de otros estados soberanos en el capital de los bancos que operan el país. Pero el ejecutivo había obviado su aplicación en este caso por entender que el hecho de que Washington sea el ‘dueño’ de Citi, es un asunto puramente temporal. El Senado mexicano ha demandado al gobierno de Felipe Calderón por permitir que Citigroup sea el accionista de control de Banamex. La ley mexicana impide la participación de otros estados soberanos en el capital de los bancos que operan el país. Pero el ejecutivo había obviado su aplicación en este caso por entender que el hecho de que Washington sea el ‘dueño’ de Citi, es un asunto puramente temporal.

El grupo estadounidense está en parte financiado por el Gobierno de EEUU dentro del plan de medidas que el gobierno de Obama creó para suavizar el efecto de la crisis económica mundial. Esto deriva en que, de forma indirecta, Norteamérica invierte dinero en la banca nacional mexicana, cosa que las leyes de la zona prohíben expresamente.

La demanda presentada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), además de al presidente Calderón, afecta al secretario de Hacienda mexicano, Agustín Cartens, a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y al Banco de México (Banxico). Los demandantes han estimado que estas dos últimas instituciones no acataron las leyes emitidas por el Congreso que las obligan a vigilar y evitar que este tipo situaciones se presenten en el país.

La propuesta ha sido impulsada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) ahora en la oposición, con el apoyo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) e incluso del Partido Acción Nacional (PAN), agrupación del propio Calderón.

A través de la iniciativa se pretende que las empresas foráneas sólo puedan tener presencia en el capital de los bancos del país durante 6 meses. De exceder este tiempo las sucursales deberán renunciar al apoyo económico que aporta el propio gobierno del país según confirmaron fuentes del PRD a Américaeconomica.com.

Por su parte, el SCJN no tiene unos plazos determinados para estimar la demanda. Desde el Partido de la Revolución Democrática han definido la situación como un “saqueo” ya que deriva en que empresas extranjeras generen unos beneficios en México que luego salen del país y por tanto constituye una “fuga de recursos”. Este es el motivo por el cual quieren evitar que empresas como Citigroup sigan aportando capital a la banca nacional mexicana.

De darse como válido el recurso otras empresas como la española BBVA se verían afectadas ya que también tienen inversiones en México.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA