EEUU vigila a cinco países latinoamericanos desde una isla del Atlántico

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

EEUU mantiene una base de espionaje en la pequeña isla de Ascensión, en medio del océano Atlántico, desde la cual son vigiladas las comunicaciones en Brasil, Argentina, Uruguay, Colombia y Venezuela, según informó el pasado domingo la revista brasileña Istoé. EEUU mantiene una base de espionaje en la pequeña isla de Ascensión, en medio del océano Atlántico, desde la cual son vigiladas las comunicaciones en Brasil, Argentina, Uruguay, Colombia y Venezuela, según informó el pasado domingo la revista brasileña Istoé.

En la edición que comenzó a circular ayer, el semanario atribuyó la información a “especialistas” en espionaje consultados en un reportaje sobre la intervención de las comunicaciones de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, por parte de agencias de inteligencia de EEUU, tal y como publica Americaeconomia.com.

Según Istoé, la base de la isla Ascensión, un pequeño territorio británico de ultramar, es parte de un proyecto conocido como Echelon en el que, además de EEUU participan los gobiernos de Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia.

El semanario analizó algunos de los documentos revelados por el ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad de EU (NSA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden y asegura que refuerzan la hipótesis de que hay una complicidad entre esos cinco países en el espionaje global.

Según la investigación realizada por Istoé, la información que es captada en la isla Ascensión se analiza en un centro de inteligencia situado en Fort Meade, en Maryland (EU), mediante unos sistemas capaces de vulnerar todo tipo de protección informática.

Por su parte, el embajador estadunidense en Alemania, John Emerson, elevó una nota de protesta al Ministerio de Asuntos Exteriores germano al sospechar que su consulado general en Fránkfurt ha sido objeto del espionaje de los servicios secretos del país, informó la revista Focus.

El embajador denunció en concreto el caso de un helicóptero que, volando a baja altura, fotografió la sede del consulado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA