Correa intenta convencer a Merkel para que no boicotee su plan de no explotar el petróleo del Amazonas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, no entiende el motivo por el que el Gobierno de Angela Merkel no se muestra cooperativo para apoyar financieramente el proyecto Yasuní. Se trata de una medida económica con la que el mandatario ecuatoriano, en lugar de explotar los enormes yacimientos de petróleo del parque nacional de Yasuní, busca el apoyo de la comunidad internacional para preservar un bosque estratégico por su diversidad biológica. Al parecer, la mandataria alemana no se fía del destino que dé su homólogo ecuatoriano al dinero. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, no entiende el motivo por el que el Gobierno de Angela Merkel no se muestra cooperativo para apoyar financieramente el proyecto Yasuní. Se trata de una medida económica con la que el mandatario ecuatoriano, en lugar de explotar los enormes yacimientos de petróleo del parque nacional de Yasuní, busca el apoyo de la comunidad internacional para preservar un bosque estratégico por su diversidad biológica. Al parecer, la mandataria alemana no se fía del destino que dé su homólogo ecuatoriano al dinero.

La jefa de la comisión negociadora, Ivonne Baki, explicó que todos los contactos mantenidos durante estos días en la capital alemana con políticos, empresas y sociedad civil han sido positivos. Por un lado, el Parlamento, los Ministerios de Exteriores, Medio Ambiente y Exteriores, y el sector privado alemanes respaldan al 100% el proyecto ecuatoriano de no explotar los yacimientos petroleros de la reserva del Yasuní. Los delegados respondieron a todas las preguntas para demostrar que el proyecto destaca por la gran transparencia del fondo de la iniciativa.

Tras cumplir todos los requerimientos que ha solicitado Alemania, Baki no entiende porqué el Gobierno de Ángela Merkel se muestra reticente a la iniciativa e intenta boicotearlo. El ministro de Cooperación, el liberal Dirk Niebel, quien debe dar oficialmente luz verde al apoyo alemán, se resiste a recibir a la delegación ecuatoriana enviada a Berlín, en la que también se encuentran representantes del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud).

Para mañana estaba prevista una reunión con el ministro alemán, pero ha sido cancelada y sustituida por un encuentro con otro funcionario de rango menor, una decisión que ha sido rechazada por la delegación ecuatoriana en espera de una nueva propuesta.

Al parecer, la causa de este recelo tendría que ver con motivos políticos. La mandataria alemana desconfiaría del uso que Rafael Correa vaya a hacer con el dinero que se aporte al proyecto del parque nacional de Yanusí. Se trata del bosque tropical de mayor biodiversidad del planeta por su enorme riqueza animal y vegetal. El territorio está comprendido por una extensión boscosa de un millón de hectáreas, tan sólo en una de ellas crecen 300 distintas especies de árboles.

Entre los apoyos obtenidos en Alemania, Baki destacó el del partido verde, aunque señaló que todas las formaciones políticas en el Parlamento, incluidos los que conforman la coalición de gobierno, se han mostrado entusiasmados con el proyecto Yasuní-ITT.

Entre las empresas con las que tiene previsto entrevistarse esta delegación hasta el viernes destacan el instituto financiero Commerzbank y el gigante tecnológico Siemens, que a cambio de apoyar financieramente el proyecto podría obtener contratos para desarrollar las energías renovables en Ecuador.

El Gobierno ecuatoriano presentó ese plan con finalidad de dejar bajo tierra una reserva de petróleo que bordea los 850 millones de barriles y evitar la emisión de 410 millones de toneladas de dióxido de carbono, a cambio de que otros países compensen al país con 3.600 millones de dólares (2.560 millones de euros). Una cifra equivalente a la mitad de los ingresos que recaudaría Ecuador al explotar esa reserva.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA