Chávez regalará 82 dólares y un día libre a los funcionarios que asistan al cierre de su campaña el próximo jueves

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Su rival Henrique Capriles se lo ha puesto difícil, pero el presidente Hugo Chávez está convencido de que ganará, a pesar de todo. Eso sí, por si acaso no está de más tomar algunas precauciones. Por ejemplo, regalar 1.000 bolívares (82 dólares, según el cambio del mercado paralelo) y un día libre a los funcionarios que asistan al acto de cierre de campaña del ‘presidente bolivariano’ que se celebrará en Caracas el próximo jueves. Su rival Henrique Capriles se lo ha puesto difícil, pero el presidente Hugo Chávez está convencido de que ganará, a pesar de todo. Eso sí, por si acaso no está de más tomar algunas precauciones. Por ejemplo, regalar 1.000 bolívares (82 dólares, según el cambio del mercado paralelo) y un día libre a los funcionarios que asistan al acto de cierre de campaña del ‘presidente bolivariano’ que se celebrará en Caracas el próximo jueves.

Además, los afortunados recibirán un kit de campaña, el ‘rojo rojito’ y, sobre todo siempre que ‘marchen con el corazón de la patria’ eludirán el triste destino de sus compañeros díscolos que deberán trabajar y mantenerse a cubierto por si les llega alguna represalia a medio plazo.

Así están las cosas, o al menos esa es la historia que cuentan hoy en Caracas algunas fuentes presenciales de la oferta realizada en algunos ministerios por los cuadros medios encargados de pasar lista entre los funcionarios que, tras ser nombrados, debían manifestar ahí mismo si se manifestaban o no.

Estas mismas fuentes aseguran también que el detalle está en que en la marcha a favor de Capriles del pasado domingo hubo una relevante presencia de empleados públicos, e incluso algunos lo proclamaban de manera desafiante, aunque la mayoría optó por esconderse detrás de las correspondientes máscaras y dar fe de sus identidades con carteles que decían: “Estoy disfrazado porque soy empleado público”. Quizá lo peor para Chávez, sin embargo, es que por allí se vio hasta al hijo del primer matrimonio del ministro de Comunicaciones Andrés Izarra.

Los prodigios de la campaña chavista no terminan ahí, según los rumores de los mentideros caraqueños. Otro ‘cuento que cuentan’ sitúa la acción a las 3:45 am, de los pasados sábado, domingo y lunes. En esos momentos, los usuarios del servicio «mira quién llama» de la telefónica pública, Cantv (un contestador automático con registro) se sorprendieron al ver que recibían una llamada internacional a esas horas de la madrugada.

Pero la sorpresa no quedó ahí. Tras descolgar, los sonmolientos clientes de la telefónica se encontraron con una voz que imitaba a la del Comandante Chávez y les invitaba a votar por él. De fondo «Chávez corazón del pueblo», canción que forma parte de la campaña del candidato bolivariano, y que marca el inicio de todos sus mítines junto a su famoso grito: “Los que quieran patria, vengan conmigo».

El tema en cuestión tiene una duración de 3 minutos, interminables, según algunos, y está incluida en la parrilla musical de varias emisoras. Un hecho que, a juicio de muchos expertos, viola la ley electoral porque ocupa espacio que no están acreditados como propaganda partidista.

Pero, para ser justos habría que explicar, como señalan los observadores más ecuánimes que desde el viernes pasado también llaman a los venezolanos a través de sus teléfonos Cantv y celulares el candidato Capriles Radonski quien también les invita a votar, a construir juntos la nueva Venezuela y pide a Dios que les bendiga. Aunque, no se le cuestiona tanto porque no despierta a sus víctimas a horas intempestivas.

Sin embargo, para Chávez que los venezolanos tengan que despertarse a esa hora para escuchar su propaganda no es motivo suficiente para que se quejen. No si aman a la patria y saben lo que de verdad está en juego. En uno de sus mítines, el presidente bolivariano lo dejo bien claro. «Algunas personas podrían estar inconformes por fallas de nuestro gobierno, que no arreglaron la calle, que no llegó la luz, que se fue el agua, que no hay empleo, que no me han dado mi casa. Eso podrá ser cierto en muchos casos […] Pero lo que está en juego el 7-O es mayor que eficiencia en la gestión de gobierno camarada, nos estamos jugando la vida de la patria», explicó.

Pero la intensa actividad de Chávez no se limita al escenario local. Según el columnista de ‘El Universal’ Nelson Bocaranda, el presidente hizo gestiones con el ex mandatario brasileño Lula da Silva para impedir que Dilma recibiera a Henrique Capriles antes de las elecciones. Y consiguió su propósito, por lo que el candidato de la oposición ha asegurado que Brasil será el primer país que visite después de las elecciones y ya como presidente electo.

Mientras tanto, los ciudadanos de a pie hacen acopio de víveres y enseres de limpieza, aunque tras el fin de semana, en el que las compras nerviosas se generalizaron, los anaqueles se ven más vacíos que de costumbre. En cualquier caso, los comercios abrirán medio día el próximo domingo. O eso es lo que, inicialmente, está previsto.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA