americaeconomica.com

Alemania quiere revitalizar las relaciones con Latinoamérica

Heiko Maas, Ministro de Relaciones Exteriores, aborda un avión del gobierno Airbus A319 en la sección militar del aeropuerto de Tegel. El viaje de Maas a América Latina es el preludio de una ofensiva política y económica para revitalecer las relaciones con el continente
Ampliar
Heiko Maas, Ministro de Relaciones Exteriores, aborda un avión del gobierno Airbus A319 en la sección militar del aeropuerto de Tegel. El viaje de Maas a América Latina es el preludio de una ofensiva política y económica para revitalecer las relaciones con el continente (Foto: Fabian Sommer/dpa )

Durante mucho tiempo la política exterior alemana se centró en Norteamérica, donde están sus socios tradicionales.

lunes 29 de abril de 2019, 13:35h

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, inicia hoy una gira por varios países de América Latina en una nueva ofensiva diplomática.

"Ha estado fuera de nuestro objetivo durante demasiado tiempo", dijo Maas sobre la región antes de partir a Brasil en la noche del domingo.

"Necesitamos más aliados si queremos detener el avance de los populistas y los autoritarios", subrayó el político socialdemócrata, destacando que Alemania comparte una base de valores comunes con muchos países de Latinoamérica.

Además de Brasil, el país más grande y poblado del continente, Maas planea visitar Colombia y México en los próximos días.

El viaje tiene también por fin preparar una gran conferencia sobre América Latina que se celebrará el 28 de mayo en Berlín y a la que espera la asistencia de los titulares de Asuntos Exteriores de al menos 30 países. El objetivo es fortalecer de nuevo las relaciones políticas, culturales y económicas con la región.

Durante mucho tiempo la política exterior alemana se centró en Norteamérica, donde están sus socios tradicionales. También puso el foco en Asia, por el explosivo crecimiento económico y en África, por el creciente movimiento de refugiados hacia Europa. En el futuro, la atención se centrará también cada vez más en América Latina.

Una de las razones de este interés es China. La primera potencia económica asiática aprovecha el decreciente interés de Estados Unidos y Europa en Latinoamérica para ampliar su presencia en el continente.

Empresas y bancos como el China Development Bank y el Export-Import Bank of China se encuentran entre los inversores más importantes de ambiciosos proyectos de infraestructuras y energéticos en la región.

Según el instituto de investigación Diálogo Interamericano, ambos bancos llevan invertidos en créditos más de 141.000 millones de dólares en Latinoamérica y el área del Caribe desde 2005. Y también hay inversiones directas.

Desde 2002, China está implicada en al menos 150 grandes proyectos en Latinoamérica, de los cuales aproximadamente la mitad ya están en construcción. Nueve países se han unido a la iniciativa china de la infraestructura conocida como "Nueva Ruta de la Seda", entre ellos Ecuador y Chile.

En la cumbre celebrada en Pekín la semana pasada, Perú también firmó una declaración de intenciones para participar en el mutimillonario proyecto chino, y Argentina mostró su interés.

Maas quiere tomar medidas correctivas. "La Unión Europea y los países de Latinoamérica y el Caribe constituyen casi un tercio de los Estados miembros de las Naciones Unidas, con 61 Estados", escribió en un artículo publicado hoy por el diario "Tagesspiegel", que también aparece en 15 periódicos latinoamericanos.

"Somos mil millones de mujeres y hombres y generamos el 40 por ciento del producto social bruto del mundo. Es hora de aprovechar este poder para usarlo juntos", afirma.

La iniciativa de Maas tiene varias direcciones:

Economía: A diferencia de China, Alemania concede importancia al cumplimiento de las normas medioambientales y sociales en los proyectos económicos.

Según el "Tagesspiegel", la Asociación de Cámaras Alemanas de Industria y Comercio (DIHK, por sus siglas en alemán) espera que las exportaciones de las empresas alemanas crezcan más de un cinco por ciento en 2019. Además, el número de empleados en las filiales alemanas podría pasar de 575.000 a superar los 600.000.

Seguridad: Esta es otra razón para mirar más hacia Latinoamérica. Un tercio de todos los homicidios en el mundo se cometen allí, con solo el ocho por ciento de la población mundial. El Gobierno alemán se ha fijado el objetivo de ayudar a frenar la violencia contra las mujeres.

Multilateralismo: El verano pasado, Maas propuso una "Alianza para el Multilateralismo" para contrarrestar las tendencias nacionalistas de aislamiento al estilo de (el presidente estadounidense) Donald Trump. También espera que se unan Estados latinoamericanos como Argentina, México o Colombia.

"Queremos luchar juntos en el escenario mundial por la democracia, los derechos humanos y unas reglas justas. Queremos ayudar a garantizar que nuestra base común de valores siga creciendo", dijo.

Su primer destino es una advertencia de que la tendencia va en una dirección diferente. En Brasil se produjo un claro giro a la derecha. El populista de derechas Jair Bolsonaro lleva cuatro meses en el poder, cuestionando los tratados e instituciones internacionales junto al presidente estadounidense Trump.

Maas se reunirá mañana con Bolsonaro en Brasilia. Pero antes del encuentro, hará una parada inusual en la ciudad costera de Salvador de Bahía, donde planea fundar una red para los derechos de la mujer. Una clara señal hacia el fortalecimiento de la llamada sociedad civil en Brasil.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.