Un problema alemán

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Deutsche Bank, primer banco alemán por activos, ha anunciado hoy que ampliará su capital en 9.000 millones de euros. Algunas voces apuntan a que esta ampliación está destinada a incrementar su participación en el Deutsche Postbank. Pocos minutos después del anuncio, las bolsas europeas sufrieron caídas -moderadas, eso sí- al ser arrastradas por las acciones del banco alemán, que se desplomaban más de un 5% a media sesión, y por la incertidumbre que volvía a afectar al sector bancario europeo. El Deutsche Bank, primer banco alemán por activos, ha anunciado hoy que ampliará su capital en 9.000 millones de euros. Algunas voces apuntan a que esta ampliación está destinada a incrementar su participación en el Deutsche Postbank. Pocos minutos después del anuncio, las bolsas europeas sufrieron caídas -moderadas, eso sí- al ser arrastradas por las acciones del banco alemán, que se desplomaban más de un 5% a media sesión, y por la incertidumbre que volvía a afectar al sector bancario europeo.

No obstante, la situación del principal indicador bursátil alemán (DAX), que caía al cierre de esta edición un 0,34%, también se debe al pesimismo de los inversores, según han informado a EL BOLETÍN varios analistas consultados. “El pesimismo se adueñó del mercado bursátil alemán porque no se hizo eco del crecimiento del país, pero creemos que en las próximas semanas este sentimiento deberá cambiar”, dijo Andreas Huerkamp, analista de mercados del Commerzbank, principal competidor del Deutsche Bank. El resto de bolsas europeas caían hoy en torno al 0,5%, sin que la revisión al alza del PIB japonés ni la consolidación del comercio chino lograsen cambiar la tendencia.

En cualquier caso, la operación que pretende llevar a cabo el gigante financiero no se ha limitado a sembrar la duda en las bolsas. También la deuda soberana alemana amaneció con una rentabilidad por encima de la esperaba. El ‘bund’ germano cotizaba en los mercados a un rendimiento del 2,38%. Hace una semana esta cifra era de 2,28%, y en los últimos días logró situarse en el 2,26%.

Los expertos consultados por este periódico han explicado que la reacción negativa de los mercados se debe a que se esperaba una ampliación de capital por parte del Deutsche Bank “de 2.000 o 3.000 millones de euros menos”. No obstante, para Joseph Dickerson, analista de la firma Execution, a medio plazo “esta situación puede animar a otros bancos a hacer lo mismo, lo cual sería positivo para el sector”.

Al parecer, esta emisión de acciones tiene como objetivo recaudar el capital necesario para aumentar la participación que tiene el gigante financiero en otro banco alemán, el Deutsche Postbank. Actualmente la mayor entidad por capitalización de Alemania tiene un 30% del Postbank, aunque podría optar a ser el accionista mayoritario para febrero de 2012. No obstante, fuentes del Deutsche Bank consultadas por este medio han declinado explicar los motivos de la ampliación, alegando que no comentan “especulaciones”. Tampoco han querido valorar la reacción del mercado. Por su parte, Stefan Juette, director ejecutivo del Postbank, dijo no tener ningún conocimiento sobre el supuesto interés que se le atribuye al Deutsche Bank.

Para convertirse en el accionista mayoritario del Postbank el gigante necesita 3.000 millones de euros. Por lo tanto, ya han empezado a surgir las especulaciones sobre lo que hará con los otros 6.000 que pretende recaudar. Curiosamente, la Asociación Federal de Bancos Alemanes (BdB), dijo esta semana que la nueva regulación financiera internacional podría suponer unas necesidades adicionales de capital para los diez mayores bancos del país de 105.000 millones de euros.

En total, los 9.000 millones de euros que quiere obtener el Deutsche Bank con la ampliación suponen un 27% de la capitalización bursátil del banco en la actualidad.

La operación del banco alemán tiene lugar en un momento en el que Alemania cada vez se enfrenta a más voces que exigen un mayor estímulo económico, y no medidas para recortar el déficit. Fuentes del sector de los fondos de alto riesgo, o ‘hedge funds’, confirmaron a este medio que, en esta ocasión, la industria también está en contra de la política económica de Angela Merkel.

La Bolsa alemana podría experimentar un despegue en las próximas semanas gracias a las exportaciones que se reclaman desde el mercado asiático. Varios analistas han vaticinado un auge de las compañías especializadas en productos químicos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA