‘Tocada’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La sombra de la corrupción vuelve a caer sobre un ministro del Gobierno de Dilma Rousseff. Pero este caso no es igual, ya que titular de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, al que se le acusa de haber cobrado una importante suma de dinero por prestar servicios como asesor, es miembro de su partido, así como uno de sus mayores apoyos el poder. La sombra de la corrupción vuelve a caer sobre un ministro del Gobierno de Dilma Rousseff. Pero este caso no es igual, ya que titular de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, al que se le acusa de haber cobrado una importante suma de dinero por prestar servicios como asesor, es miembro de su partido, así como uno de sus mayores apoyos el poder.

El diario brasileño informa de que Pimentel ganó 2.000.000 de reales (826.000 euros) como consultor entre 2009 y 2010, período en el que ha ocupado los cargos de alcalde de Belo Horizonte y miembro del gabinete Rousseff.

Sin embargo, Pimentel ha declarado estar tranquilo, ya que justificó en su época las ganancias de su empresa ‘P-21 Consultoria e Projetos’. «Tengo la certeza de que este episodio está superado. Ya hablé lo que tenía que hablar. Todas las explicaciones que tenían que ser dadas ya fueron dadas», ha asegurado.

Ya son seis los ministros del Ejecutivo brasileño que han dimitido tras ser acusados de corrupción. El último fue este domingo, el ministro de Trabajo, Carlos Lupi. Mucho se ha hablado si detrás de estas bajas se encontraba una mano ‘oculta’ de la mandataria brasileña, quien nada más subir al poder declaró una guerra abierta contra la corrupción en su Gobierno.

Si bien todos los ministros que a día de hoy han dimitido, no forman parte del Gobierno de Rousseff. Sin embargo, Pimentel es miembro del Partido de los Trabajadores en el poder, al que pertenecen la mandataria y su antecesor, Lula da Silva; además de uno de los más importantes estrategas del equipo económico.

Es sorprendente que en cuestión de sietes meses hayan caído seis miembros de un Gobierno y continúen saltando alarmas sobre algunos que todavía forman parte de el. El tiempo dirá si Pimentel será uno más en la lista de los ministro que dimitan, o, si por el contrario, las acusaciones que a día de hoy se vierten sobre el son erróneas.

Mientras tanto, algunos expertos del país informan de una posible gran remodelación del Ejecutivo del país que estaría preparando la mandataria brasileña, cuya popularidad no se ha visto afectada por los casos de corrupción de sus ministros, ya que los brasileños consideran que está adoptando una postura férrea y correcta ante esta situación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA