Sin cambios en el horizonte

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

Los observadores internacionales consultados por Americaeconomica.com apuestan porque el Gobierno de Cristina Fernández mantendrá la política económica que puso en marcha antes del fallecimiento de Néstor Kirchner. La magnífica imagen dejada por el ex presidente, la buena situación económica por la que pasa Argentina y el objetivo de evitar que la incertidumbre intranquilice a los inversores, son las principales razones que los analistas argumentan como motivos de la posible inmovilidad de la Casa Rosada en este ámbito. Los observadores internacionales consultados por Americaeconomica.com apuestan porque el Gobierno de Cristina Fernández mantendrá la política económica que puso en marcha antes del fallecimiento de Néstor Kirchner. La magnífica imagen dejada por el ex presidente, la buena situación económica por la que pasa Argentina y el objetivo de evitar que la incertidumbre intranquilice a los inversores, son las principales razones que los analistas argumentan como motivos de la posible inmovilidad de la Casa Rosada en este ámbito.

El ‘nuevo’ Gobierno argentino se presenta sin cambios. La mayoría de las voces que se pronuncian respecto a la futura actuación de Cristina Fernández indican que no habrá modificaciones sustanciales respecto a la era de Néstor.

Los observadores internacionales habían señalado este momento como una oportunidad de cambio para el Gobierno, tiempo para implantar un nuevo estilo en la Casa Rosada. Las acciones intervencionistas que, según algunos expertos, caracterizaron la etapa que acaba de terminar, provocaba comparaciones con el ‘modus operandi’ del Gobierno de Venezuela.

Pero otros actores del sector apuestan por la continuidad en la línea actual. Un cambio de aires en la política económica seguro que no es la mejor opción, ya sea por evitar la incertidumbre en la economía del país, ya sea por tranquilizar a los inversores, como apunta Pablo Wende, periodista del diario argentino Ambito Financiero, en palabras a este medio.

Y quizá no les falta razón, ya que la situación económica argentina sopla a favor de los aires que llegan de los mercados internacionales. El riesgo que caracteriza a Argentina parece ir desapareciendo, como demuestran las emisiones de deuda de provincias y empresas nacionales, las cuales vuelven a recibir financiación exterior. Tiempo atrás era impensable que Argentina hubiera podido recibir crédito en el extranjero por menos del 10%, pero lo cierto es lo está consiguiendo, como lo demuestra la empresa privada Arcor, que ha sido la última en recibir 200 millones de dólares (unos 140 millones de euros) a un 7,5%.

La Fed también ayuda en este sentido. Los estímulos económicos de Ben Bernanke, el cual inyectará 600.000 millones de dólares (423.110 millones de euros) a los mercados de aquí a fin de año, al tiempo que anunciaba que los tipos de interés de referencia se mantendrán entre 0 y 0,25%, son buenas noticias para Argentina.

Y como indican los analistas, este tipo de acciones por parte de EEUU suelen repercutir en un aumento de los precios de los commodities; y en el caso de Argentina, en el precio de la soja, la cual está desempeñando una gran cosecha.

Además, mantenerse en la estela dejada por Néstor parece la mejor opción. Cristina Fernández aprovechará la buena imagen de su ex marido, reforzada con los eventos realizados ‘post mortem’, para ganar la confianza de los inversores (y quizá los votos de los argentinos), como apunta Mariano Kruskevich, del Grupo SBS, a AméricaEconómica.

Todavía no ha habido ninguna acción tomada por el Gobierno ‘viudo’, de manera que no podemos evaluar al nuevo ejecutivo. Si nos guiamos por las declaraciones que ha realizado Cristina Fernández desde el fallecimiento de su ex marido, todo sigue y seguirá igual.

Aunque no haya dicho de modo explícito cuales son sus pretensiones, podemos adivinar en sus palabras que no considera necesarios cambios en el desarrollo de la administración ni en las políticas empleadas. Tras el funeral, ella misma planteó la pregunta de “¿Por qué (realizar cambios) ahora?”.

Los silencios que está guardando son pistas sólidas que demuestran que el futuro argentino será igual o muy parecido a lo sucedido con Néstor en vida.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA