Polémica reforma

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El accidente en la Torre B de Petróleo Mexicanos (Pemex) puso de manifiesto las deficiencias de sus instalaciones, lo que ha acelerado el debate sobre la reforma energética en México. Esta medida supondría la modernización de las infraestructuras de la petrolera, pero también abre la puerta a su privatización, algo que muchos rechazan.

El accidente en la Torre B de Petróleo Mexicanos (Pemex) puso de manifiesto las deficiencias de sus instalaciones, lo que ha acelerado el debate sobre la reforma energética en México. Esta medida supondría la modernización de las infraestructuras de la petrolera, pero también abre la puerta a su privatización, algo que muchos rechazan.

El presidente Peña Nieto defendió tras la tragedia la pronta necesidad de concretar dicha reforma energética, incluida en el Pacto por México firmado por los principales partidos políticos del país, para elevar la productividad de la compañía pública.

«¿Por qué seguir anclados a los dogmas, a este debate anacrónico, obsoleto, cuando otros países, como Brasil, Colombia o Cuba han hecho reformas para volverse más productivos? Ese es el sentido, esa es la orientación y el fin que busca la reforma energética», señaló el mandatario.

Peña Nieto ya habló durante su campaña electoral de la necesidad de modernizar las infraestructuras de la petrolera, para lo que, en su opinión, sería bueno abrirla a la inversión privada, algo posible con dicha reforma.

Tras el accidente, la medida se ha vuelto a debatir en el Congreso, sin embargo parece difícil un acuerdo a corto plazo, ya que muchas voces se oponen a la privatización de la petrolera. “No aceptaremos ninguna propuesta de reforma energética que pretenda privatizar Petróleos Mexicanos”, ha señalado el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo

Por su parte, Manuel Bartlett Díaz, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo (PT) ha asegurado que “si el propósito de Peña Nieto y sus compañero de gabinete y de partidos, si logran su resultado, lo que nos va a ocurrir es que vamos a perder la posibilidad histórica de tener en el petróleo, en la energía, una palanca para el desarrollo de este país”.

También Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se muestra disconforme con la idea de la privatización de la compañía de explotación de petróleo que se encuentra actualmente en manos del Estado.

Parece que de momento las pretensiones privatizadores que deja entrever el Ejecutivo de Peña Nieto lo tienen difícil. Mientras tanto, se pospone también la modernización de las obsoletas infraestructuras de Pemex y con ello la posibilidad de evitar más tragedias. 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA