Pisando el acelerador

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En el desolador panorama que dibuja la crisis económica internacional, donde muchos de los países desarrollados, como España, Alemania y Reino Unido, se han visto obligados a aplicar ajustes presupuestarios, las economías brasileña y chilena se desmarcan del resto y ‘brillan’ por mérito propio. Brasil ha crecido un 9% durante el primer trimestre de 2010, el mayor incremento interanual desde 1995, sin generar entre los analistas preocupación alguna por un posible peligro de ‘recalentamiento’. Mientras, la economía de Chile ha vivido el pasado mes de abril su mayor recuperación desde 1996, según las cifras que ha publicado el Banco Central de Chile. En el desolador panorama que dibuja la crisis económica internacional, donde muchos de los países desarrollados, como España, Alemania y Reino Unido, se han visto obligados a aplicar ajustes presupuestarios, las economías brasileña y chilena se desmarcan del resto y ‘brillan’ por mérito propio. Brasil ha crecido un 9% durante el primer trimestre de 2010, el mayor incremento interanual desde 1995, sin generar entre los analistas preocupación alguna por un posible peligro de ‘recalentamiento’. Mientras, la economía de Chile ha vivido el pasado mes de abril su mayor recuperación desde 1996, según las cifras que ha publicado el Banco Central de Chile.

El crecimiento del 9% registrado en Brasil se trata de la expansión económica más alta de la región, según cifras presentadas por la máxima autoridad monetaria brasileña. El crecimiento ha superado los pronósticos de algunos expertos, que habían vaticinado un aumento del 8,5%. Además, los economistas de Bank of America han subido su previsión de crecimiento para 2010 de 6% hasta 7,2%.

Asimismo, la rentabilidad de los bonos de la deuda brasileña ha experimentado recientemente una tendencia alcista. Actualmente, esta cifra es la más alta de la región.

No obstante, algunos consideran que el ritmo al que crece la mayor economía emergente de Latinoamérica no la llevará a padecer un ‘recalentamiento’ que ponga en peligro su propia estabilidad.

Varias entidades financieras esperan que el Banco Central brasileño suba los tipos de interés esta semana en un 0,75%, para evitar que se de una inflación elevada. Igualmente, el Gobierno ha subido los impuestos, que habían sido recortados para aumentar la demanda en el marco de la crisis global.

Uno de los economistas consultados considera que el crecimiento económico del país suramericano disminuirá en lo que resta del año, por lo que en el primer trimestre de 2010 habría tenido lugar “el punto más alto” de su recuperación económica.

Recientemente, un estudio llevado a cabo por el Banco Central de Brasil concluyó que 2010 finalizará con una tasa de inflación del 5,64%, cuando una semana antes esta misma institución había pronosticado que este índice sería de 5,67%. Asimismo, el organismo ha recortado sus previsiones de crecimiento económico de la nación latinoamericana para el presente año.

Algunos economistas consideran que la mayor fortaleza de la economía brasileña es la demanda interior, reflejada en los altos volúmenes de ventas minoristas, que han crecido a un ritmo acelerado durante los últimos cuatro meses. De hecho, el consumo privado ha aumentado durante el último trimestre un 9% en comparación con el mismo período de 2009.

Otra cifra llamativa es la tasa de crecimiento de la inversión bruta en capital fijo, que se disparó interanualmente un 26%

Respecto a la economía chilena, el pasado mes de abril ha vivido la mayor recuperación desde el año 1996, según las cifras que ha publicado el Banco Central de Chile. El repunte ha sorprendido hasta el propio Gobierno, sobre todo porque ocurre poco después de que el país haya entrado en una breve depresión económica, tras el terrible terremoto del 27 de febrero. Según la principal entidad monetaria del país, los resultados obedecen en gran medida al fuerte dinamismo que han manifestado el comercio, y los sectores de la electricidad, las comunicaciones y el agua y gas.

El crecimiento registrado desde marzo hasta abril es de un 8,2%, mientras que, comparado con el mismo mes de 2009, el incremento alcanza un 4,6%. Esta última cifra representa la más alta subida interanual desde 2008.

El analista de Renta 4, Alejandro Varela, ha manifestado a Americaeconomica.com que esta tendencia responde a una combinación entre un aumento del consumo y un incremento de las inversiones (derivado de los proyectos de reconstrucción del país). Además, considera que la expansión de las economías de la región y el aumento de precios de las materias primas también juegan un papel en este fenómeno. Igualmente, pronosticó que el crecimiento de Chile se mantendrá al menos hasta 2011.

Algunos analistas consultados por Dow Jones consideran que el repunte se debe a la solidez de la economía chilena, aunque señalan que el protagonismo lo han tenido las áreas de consumo e inversión.

Recientemente, algunos economistas han revelado que en los últimos cinco años las firmas de capital riesgo han apostado por Chile para establecer una plataforma desde donde expandir sus negocios en Latinoamérica, debido a las favorables condiciones económicas, políticas y judiciales de la nación.

En cuanto a la balanza comercial, las importaciones registraron un incremento del 68% en el mes pasado, mientras que las exportaciones aumentaron un 32%. En particular, durante las tres primeras semanas de mayo, las compras al exterior de bienes de consumo se incrementaron en un 60% interanual, mientras que las de bienes de capital aumentaron un 102%. Pese al mayor ritmo en el que han crecido las importaciones con respecto a las exportaciones, el país aún presenta un superávit comercial.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA