No quiere renunciar a su modelo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno venezolano está haciendo todo lo posible por continuar con su modelo económico, de ahí que haya pedido ayuda a su último aliado en el afán de controlar y mantener sus precios, Colombia. El Gobierno venezolano está haciendo todo lo posible por continuar con su modelo económico, de ahí que haya pedido ayuda a su último aliado en el afán de controlar y mantener sus precios, Colombia.

En concreto, como comenta el diario español El País, el país que preside Juan Manuel Santos se ha comprometido a luchar en la frontera común con Venezuela contra el contrabando de alimentos básicos, materiales de construcción y mercancía para el consumo interno.

Al parece, el acuerdo ha nacido tras una reunión entre los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países, Elías Jaua (Venezuela) y María Ángela Holguín (Colombia), celebrada en Maracaibo, en el oeste de Venezuela, uno de los tres estados que forman parte de la amplia línea divisoria.

La colaboración por parte de Colombia no se debe exclusivamente a un arranque de bondad, sino que el Ejecutivo de Santos tiene interés en el acuerdo para proteger su propia industria. Pero sobre todo para evitar la violencia que ha provocado el establecimiento de precios por parte del chavismo.

A lo largo del año que acaba de terminar, Venezuela padeció un gran desabastecimiento y un inflación del 56,2%, la cifra más baja desde enero de 2008. En este tiempo, la escasez tocó cotas del 22,2%.

La petición de ayuda a Colombia, según la prensa, demuestra que los controles que se han establecido en Venezuela no son suficientes para evitar que al otro lado de la frontera se vendan los mismos productos.

Según el canciller venezolano, ambos Gobiernos han manifestado su voluntad de poner en marcha ese plan de choque. Por ejemplo, buscarán mecanismos legales para evitar que los viajeros venezolanos aprovechen el control de cambios para obtener divisas mediante su tarjeta de crédito en Colombia y revenderlas en el mercado negro.

Otra medida que han pensado es hacer que los colombianos que viven en Venezuela envíen dinero a su país de origen en el peso local. Además, buscarán soluciones para el ancestral contrabando de los indios Wayuu desde el Estado Zulia hacia la alta Guajira. Estas medidas son un nuevo intento de evitar la liberalización de la economía.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA