Mayor presencia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Banco Santander pretende dar el impulso definitivo a su filial brasileña. Para ello la entidad española ha anunciado la creación de una empresa conjunta con la tecnológica GetNet para procesar transacciones con tarjetas de crédito, en momentos en que el Gobierno de Lula busca romper el duopolio del país y bajar las tarifas. La filial brasileña del Banco Santander anunció la creación de una empresa conjunta con la tecnológica GetNet para procesar transacciones con tarjetas de crédito, en momentos en que el Gobierno de Lula busca romper el duopolio del país y bajar las tarifas.

Junto a la empresa de tecnología brasileña, Santander planea ofrecer liquidación y procesamiento de transacciones con tarjetas de crédito y débito, según aseguró Santander Brasil en un comunicado. Los detalles de la nueva empresa así como el plan de negocios serán revelados durante el primer trimestre.

La iniciativa enfrentará a la empresa de Santander con la administradora de pagos electrónicos Redecard, que procesa transacciones de MasterCard en Brasil, aunque no tiene un acuerdo de exclusividad con la estadounidense. La operación tiene lugar en momentos en que Brasil intenta aumentar la competencia en la industria de las tarjetas de crédito, un negocio de 190.000 millones de dólares en el que clientes y comerciantes se quejan de altos costes y la escasez de opciones.

El pasado mes de septiembre Banco Santander lanzó una Oferta Pública de Acciones (OPV) que le permite sufragar un incremento de casi un tercio de sus sucursales en el país, donde actualmente ya es la tercera entidad por tamaño.

El consejero delegado del banco, Alfredo Sáenz, ya había adelantado el pasado julio la intención de la entidad de convertir un 15% del capital social del Santander Brasil en acciones nuevas que serán negociadas tanto en las bolsas de Brasil como en Wall Street.

Fuentes de la entidad presidida por Emilio Botín señalaron a este diario que la mayoría de los ingresos obtenidos de la OPV (un 70%) se dirigirá a la expansión de la red de oficinas y cajeros automáticos. En concreto, la entidad pretende abrir 600 sucursales en los próximos cuatro años, lo que supone un incremento de un 28,7% respecto a las actuales 2.091 que tiene abiertas en la región.

Santander Brasil cuenta también con 1.521 pequeñas oficinas situadas en instalaciones de los clientes corporativos y 18.000 cajeros automáticos.

El Banco Santander espera alcanzar para 2010 un beneficio de 8.000 millones de reales (2.901 millones de euros) en Brasil, tras haberse completado la integración en Banco Real.

En los seis meses finalizados el 30 de junio, las operaciones de la unidad brasileña representaron más del 20% de la ganancia neta del Grupo Santander y el 53% de su beneficio neto en Latinoamérica, hasta alcanzar una cifra de 961 millones de euros.

El interés de Banco Santander en seguir creciendo en Brasil se muestra también en el anuncio realizado antes del verano por el propio Emilio Botín de que “incrementaremos los ingresos y el volumen de negocio en un 15%” en los próximos dos años, lo que supondrá un desembolso de 928 millones de euros. “No hay motivo por el cual nuestras operaciones no generen a medio plazo un beneficio neto similar al ‘mejor de la clase’ en Brasil”, comunicó la entidad en una presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el año 2000 el banco entró en el mercado brasileño al adquirir Banespa, que estaba en proceso de privatización. En 2007 amplió su presencia en el país al hacerse con Banco Real dentro de la operación por ABN Amro.

Banco Santander es la entidad financiera del mundo que más sucursales tiene abiertas en este momento. El banco presidido por Emilio Botín tiene más de 14.000 oficinas repartidas por todo el mundo y actualmente no contempla ninguna medida para reducir su red.

Banco Santander ha publicado también el calendario previsto para la ejecución del aumento de capital que los accionistas aprobaron el pasado 19 de junio, según el cual, el próximo 4 de noviembre tendrá lugar el pago a los accionistas que hayan solicitado retribución en efectivo antes del 27 de octubre y comenzará la contratación ordinaria de las nuevas acciones.

Los accionistas del Banco Santander aprobaron el pasado 19 de junio en la junta general ampliar capital por importe de 1.000 millones para atender al plan de retribución a sus accionistas, a los que les ofrece la posibilidad de recibir el segundo dividendo a cuenta del año en efectivo o en acciones nuevas de la entidad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA