Lula empieza a despedirse

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

El presidente de Brasil, Lula da Silva, se ha propuesto dejar cerrado todos los asuntos “pendientes” antes de abandonar la presidencia. Lula pretende reunirse con su homólogo paraguayo, Fernando Lugo, para alcanzar un acuerdo estable sobre la hidroeléctrica binacional Itaipú, una de las más grandes del mundo. Además, el mandatario brasileño, tiene el encargo de Chávez de “mover ficha” para conseguir que Venezuela ingrese en el Mercado Común del Sur (Mercosur) antes de que abandone el Palacio de Alvorada. El presidente de Brasil, Lula da Silva, se ha propuesto dejar cerrado todos los asuntos “pendientes” antes de abandonar la presidencia. Lula pretende reunirse con su homólogo paraguayo, Fernando Lugo, para alcanzar un acuerdo estable sobre la hidroeléctrica binacional Itaipú, una de las más grandes del mundo. Además, el mandatario brasileño, tiene el encargo de Chávez de “mover ficha” para conseguir que Venezuela ingrese en el Mercado Común del Sur (Mercosur) antes de que abandone el Palacio de Alvorada.

Uno de los argumentos que Lula utiliza para cerrar el acuerdo de la central de Itaipú con su homólogo Fernando Lugo, es que si otros candidatos a la presidencia, como José Serra del Partido Social Demócrata (PSD) ganan las elecciones, el compromiso de estado sería difícil de conseguir.

El paso final para cerrar este acuerdo que colea desde hace años podría producirse en una reunión el próximo 3 de mayo. Ambos mandatarios, quieren cerrar el acuerdo de la hidroeléctrica Itaipú, que tiene entre sus objetivos principales poder comercializar libremente con distribuidores de energía brasileños el excedente energético y aumentar la tarifa que Brasil paga a Paraguay por la electricidad que le suministra.

El fin de la disputa. Lugo y Lula, pondrían así fin a la trifulca que, durante décadas, han mantenido ambas naciones y que se ha convertido en el eje central de la política del mandatario guaraní.

El Tratado original de Itaipú. Fue firmado en 1973 cuando ambos países estaban gobernados por dictaduras, estipula que la energía que produce la planta sea dividida en partes iguales. Cada país debe utilizar lo que le corresponde para abastecer su mercado interno, y la energía restante no consumida debe venderla al otro socio, pero no al precio del mercado, sino al establecido en el tratado. Lo que ocurre, es que el único país con excedentes es Paraguay, ya que sólo necesita el 4% de su parte para el consumo interno, y se ve obligado a entregárselos a Brasil a bajo precio, sin poder venderlo en el mercado a otros países.

Pero entre los deberes de Lula, no sólo está solucionar el acuerdo de la hidroeléctrica Itaipú. El presidente del Gobierno de Venezuela, Hugo Chávez, ha aprovechado su viaje a Brasil, en el que se ha reunido con su homólogo Lula da Silva, con el fin de firmar acuerdos de cooperación y reafirmar sus buenas relaciones, para pedir el ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur) se ratifique definitivamente antes de que Lula abandone la presidencia.

Chávez, ha pedido el ingreso al Mercosur, tras unas declaraciones en las que Jose Serra, uno de los principales opositores del partido del presidente brasileño, Lula da Silva, y candidato a las presidenciales por el PSDB, aseguraba en una reunión con los máximos mandatarios empresarios del país, que en caso de ganar el las elecciones, implantaría otras estrategias para mejorar el Mercosur.

Serra criticó al Mercosur. Aseguró que el Mercosur paraliza el crecimiento del comercio exterior, que no tiene ningún sentido y que es una barrera para que Brasil no pueda hacer acuerdos de libre comercio con otros grandes bloques sin necesidad de contar con sus socios comerciales.

El proceso de incorporación de Venezuela al Mercosur. El ingreso de Venezuela como miembro pleno, que fue aprobada en el 2006 por los países integradores de esta unión aduanera, Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, aún depende que sea ratificada su incorporación por el Parlamento paraguayo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA