Lazos transoceánicos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Recién cumplido el tercer aniversario del primer rescate solicitado por Grecia, y sin que el horizonte ofrezca un escenario optimista para la zona del euro, la Secretaría General Iberoamericana (Segib) ha acogido la presentación del estudio “Cumbres Iberoamericanas. Una mirada atrás, un nuevo rumbo”, un ensayo que pone de manifiesto la necesidad de no abandonar la integración entre Latinoamérica, España y Portugal. Recién cumplido el tercer aniversario del primer rescate solicitado por Grecia, y sin que el horizonte ofrezca un escenario optimista para la zona del euro, la Secretaría General Iberoamericana (Segib) ha acogido la presentación del estudio “Cumbres Iberoamericanas. Una mirada atrás, un nuevo rumbo”, un ensayo que pone de manifiesto la necesidad de no abandonar la integración entre Latinoamérica, España y Portugal.

El acto, que ha sido presidido por Enrique Iglesias, secretario general Iberoamericano, ha contado con la participación de los expertos de la Fundación Alternativas y con los de FUNGLODE, que han sido, a la postre, los artífices del estudio.

Ante una numerosa presencia de medios de comunicación sin precedentes en este tipo de eventos, los analistas han explicado que el documento analiza todas las cumbres iberoamericanas desde la que tuvo lugar en Guadalajara en el año 1991 hasta la de Cádiz, celebrada el año pasado, con la intención de establecer un punto de partida desde el cual seguir construyendo el proceso político puesto en marcha hace 22 años.

Todos los presentes han resaltado la importancia de que Latinoamérica tome conciencia de que la consolidación de un bloque iberoamericano en el escenario global es clave a la hora de fomentar la importancia de la región. “Las crisis son temporales, y por parte de Latinoamérica hay que entender esto”, ha explicado Nathanael Concepción, el encargado de FUNGLODE, en clara referencia a la crisis del euro y a cómo España ahora tiene un rol menos relevante debido a la mala marcha de su economía.

Por su parte, Vicente Palacio, el encargado de la Fundación Alternativas de exponer el estudio ante los periodistas, ha reclamado una mayor “inclusión” mientras hacía hincapié en que los foros de diálogo son sólo el comienzo; que la necesidad vital es lograr una cooperación regional que ahora mismo no existe. Y como prueba están los tres asientos que mantienen Brasil, México y Argentina en el G-20. Con unos intereses comunes, estos tres países jamás han llegado a una de las citas de las veinte naciones más poderosas del planeta con una agenda coordinada.

Preguntado Enrique Iglesias por el hecho de que algunos países de la región, como Cuba, no estén gobernados por democracias, el máximo representante de la Segib ha aclarado que “los países no son juzgados por su ideología” en las cumbres Iberoamericanas.

“Prima la convivencia entre todos y la diversidad”, ha aclarado, antes de explicar que las políticas e iniciativas que se proponen en los encuentros no son obligatorias, y que cada país escoge las que quiere aplicar “a la carta”. “Se necesita un mínimo de siete países para sacar proyectos adelante”, ha explicado, volviendo a recalcar que en la relación entre los países iberoamericanos debe primar en todo momento el respeto a la soberanía nacional.

Una de las conclusiones a las que se ha llegado durante la presentación del libro es que, para dinamizar e impulsar el proceso político iberoamericano, “hay que mejorar la comunicación”. Sobre todo, en los países latinoamericanos, donde para la mayoría esas cumbres son recordadas por algún incidente aislado, como las palabras que el rey Juan Carlos I le dedicó al difunto Hugo Chávez cuando éste cargó contra el ex presidente del Gobierno, José María Aznar.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA