La crisis del café

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La epidemia de roya, un hongo que afecta al grano de café, está causando estragos en Centroamérica, donde el sector cafetero es uno de los motores económicos de la región. La plaga ha estropeado la cosecha, causando graves pérdidas económicas, pero también ha provoca la destrucción de puestos de empleo. La epidemia de roya, un hongo que afecta al grano de café, está causando estragos en Centroamérica, donde el sector cafetero es uno de los motores económicos de la región. La plaga ha estropeado la cosecha, causando graves pérdidas económicas, pero también ha provoca la destrucción de puestos de empleo.

El último informe de precios de la Organización Internacional del Café (OIC) estima pérdidas en Centroamérica derivadas de la plaga de roya por valor de 550 millones de dólares (unos 420 millones de euros) y 441.000 puestos de trabajo durante la campaña 2012-2013, según informa Efe.

En concreto, Guatemala se sitúa a la cabeza de los países afectados con 115.000 empleos destruidos en el sector cafetero, seguida de Honduras con 100.000 puestos de trabajo perdidos. El Salvador perdió 90.000 empleos y la República Dominicana 56.500, mientras que en Nicaragua la cifra baja a 32.000. En Panamá, 30.000 trabajadores se han quedado sin empleo. Por su parte, las naciones con menores puestos destruidos con Costa Rica (14.000) y Jamaica (3.640).

Sin embargo, la OIC estima que la producción mundial de café aumentará un 6,4% en la temporada 2012-2013 con respecto a la campaña anterior, con 144,6 millones de sacos. Esto se debe a que los daños provocados por el hongo en Centroamérica se han visto compensados con una mayor producción en otros países, especialmente Brasil, Indonesia y Etiopía.

El organismo calcula además que por culpa del hongo de la roya se han peridido 2,3 millones de sacos en países de Centroamérica y el Caribe, aunque el mercado de la región aumenta la cifra.

La crisis de la roya que está afectando a la región en la presente campaña, que aporta el 14% del mercado mundial del grano, es la peor desde que se detectó el hongo por primera vez en los años 70. Por ello, el problema centró la reunión semestral del Consejo de la OIC que se celebró el pasado marzo, cuando se acordó trabajar con la Organización de Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura para ayudar a los afectados.

Por su parte, los países de la región comenzaron hace unos meses la aplicación de una serie de medidas para combatir el brote. Se unieron para trabajar en un plan conjunto con el fin de salvar la cosecha de café bajo la coordinación del Organismo Regional Internacional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA).

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA