Evo Morales, el presidente indigena al que los suyos no dejan gobernar

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Al mandatario boliviano, que no ha logrado deshacerse de la crisis social que azota Bolivia desde haces meses, le crecen los problemas. Los indígenas han puesto freno a cualquier medida que busque desarrollar el país. La marcha se ha reiniciado, y esta vez con el apoyo de sindicalistas, estudiantes y ex funcionarios. Duro revés para Evo. Al mandatario boliviano, que no ha logrado deshacerse de la crisis social que azota Bolivia desde haces meses, le crecen los problemas. Los indígenas han puesto freno a cualquier medida que busque desarrollar el país. La marcha se ha reiniciado, y esta vez con el apoyo de sindicalistas, estudiantes y ex funcionarios. Duro revés para Evo.

Los indígenas de la Amazonía boliviana han retomado hoy su marcha. La misma que empezaron el pasado 15 de agosto, como medida de presión para rechazar una carretera que impulsa el presidente Evo Morales en la selva.

El presidente boliviano ordenó el pasado domingo disolver la marcha, que cumplía 41 días, con el resultado de varios heridos y detenidos, un día después de que el ministro boliviano, David Choquehuanca, fuese retenido y obligado a marchar con los indígenas.

El por entonces ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, aseguró que la operación policial se llevó a cabo con el fin de impedir que los indígenas se enfrentasen durante la marcha con campesinos partidarios de Morales que optaron por bloquear la carretera desde hace más de 20 días.

A Evo no le quedó otra que rendirse ante la oleada de protestas populares por la represión de la marcha indígena. El mandatario reconoció como ´imperdonable´ la violenta actuación de su policía el pasado domingo para frenar las protestas.

El indigenista negó haber incitado la represión, por lo que rechazó la «violencia, exceso y abuso» sufridos por los manifestantes indígenas y anunció una investigación internacional sobre el caso.

Morales pidió disculpas públicas a los indígenas y dijo que las protestas antigubernamentales en varias ciudades son un “llamado de atención”. El conflicto ahondó el distanciamiento de Morales con los pueblos nativos del oriente y puso de manifiesto su cercanía con los de la región andina, aymaras y quechuas, más influyentes en la política y el comercio.

Por su parte, la brasileña Oas, firma constructora de la carretera que atravesaría un parque nacional en Bolivia, apuntó que confía en que el Gobierno boliviano logrará un acuerdo con las comunidades indígenas que rechazan las obras, después de que el presidente Evo Morales decidiera suspenderlas temporalmente.

Mientras, la explotación del litio boliviano, a la que siempre se han negado los indígenas, parece que empieza a ver la luz. Transnacionales coreanas, francesas y japonesas como Mitsubishi, Sumitomo y Bolloré tienen interés en el litio boliviano y plantearon al presidente una sociedad para explotar el metal.

Este proyecto se tropezó con los indígenas que no permitirán que las multinacionales se apoderen del litio y están dispuestos a expulsarlas como ya lo hicieron con la estadounidense Lithco, hace 17 años.

Sin embargo, el mandatario boliviano, que fue de visita al gigante asiático en busca de megaproyectos, los consiguió. El indígena se entrevistó con directivos de las grandes empresas estatales chinas en Pekín y concretó negocios para la exploración del litio boliviano y de la construcción del satélite Túpac Katari, por el que se ha suscrito un acuerdo de cooperación espacial.

Con el fin de prolongar los programas de colaboración, una comisión del Banco de Desarrollo Chino (CDB por sus siglas en inglés) visitará el país andino para estudiar nuevas posibilidades de inversión.

El mandatario boliviano subrayó que la riqueza de su país en litio, petróleo, gas y metales consolidó la estabilidad económica de la nación, y gracias a ello también la política, por ello remarcó su deseo de que China se convierta en aliado estratégico de Bolivia.

En cuanto al negocio del litio, Evo y los dirigentes de la compañía de inversiones china Citic presentaron en Pekín un programa de cooperación para la exploración de los recursos de litio y potasio en los salares andinos bolivianos como Uyuni y Coipasa. Este programa contará con la financiación del CDB.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA