El ‘precio’ de la fe

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Vaticano podría haber solicitado al Gobierno de Brasil 39 millones de dólares más (30 millones de euros) para seguir adelante con la visita del Papa Francisco durante las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) que se celebrarán en el país iberoamericano en unas semanas. El Vaticano podría haber solicitado al Gobierno de Brasil 39 millones de dólares más (30 millones de euros) para seguir adelante con la visita del Papa Francisco durante las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) que se celebrarán en el país iberoamericano en unas semanas.

El equipo del Pontífice ha estimado que el presupuesto del evento asciende a los 66 millones de dólares (unos 50 millones de euros) de los que les faltaría cubrir unos 39 millones, según publica RT Actualidad.

Según estas informaciones, que citan a la prensa brasileña, el Ejecutivo de Dilma Rousseff habría respondido a esta petición que Brasil ya ha colaborado con 60 millones de dólares (más de 46 millones de euros) de los 150 millones de dólares (alrededor de 115 millones de euros) que ha presupuestado por su parte el Gobierno del país para el evento.

El desfase entre las estimaciones de El Vaticano y el Gobierno de Brasil podría deberse al bajo ritmo al que están avanzando las inscripciones a la cita. Se esperaba que unos dos millones de jóvenes católicos viajen a Río de Janeiro en la semana del 22 al 29 de julio, sin embargo de momento tan sólo se han registrado 320.000 personas.

A la vista de estos datos, las autoridades brasileñas han revisado a la baja sus estimaciones. Ahora, han reconocido que esperan que al evento acudan menos de la mitad del pronóstico inicial.

La lentitud de las inscripciones a las JMJ 2013 a dos semanas del evento puede deberse a las multitudinarias protestas que han inundado las calles brasileñas en las últimas semanas. Los ciudadanos se movilizaron en contra del gran gasto que suponían para las arcas del Estado las celebraciones de la Copa Confederaciones y el Mundial de fútbol.

Precisamente, el Papa Francisco se ha pronunciado acerca de estas manifestaciones. El Pontifica ha señalado que las movilizaciones de los brasileños buscan mayor justicia, por lo que no son contrarias al Evangelio. Además, según publicaba esta semana El País, el Papa habría decido incluso modificar el discurso que va a pronunciar en el encuentro con los jóvenes, y que ya tenía escrito, para hacer referencia al asunto.

Otra de las cuestiones que ha podido afectar a la escasa asistencia al encuentro es el poco ‘tirón’ de Francisco. El Pontífice lleva tan solo unos meses en el cargo, por lo que no le ha dado tiempo a ‘ganarse’ a los fieles y sumar tantos seguidores como su predecesor, Benedicto XVI.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA