El apagón

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En los últimos meses, el Internet cubano en el exterior parece haber quedado huérfano de análisis e ideas. En poco tiempo, la diferencia ha sido tanto, que da la impresión de que los responsables intelectuales de algunas de las emocionantes versiones alternativas sobre la futura transición política y económica del futuro, que empezaron a producirse, y a proliferar, con la llegada de Obama al poder se hubieran retirado del escenario. En los últimos meses, el Internet cubano en el exterior parece haber quedado huérfano de análisis e ideas. En poco tiempo, la diferencia ha sido tanto, que da la impresión de que los responsables intelectuales de algunas de las emocionantes versiones alternativas sobre la futura transición política y económica del futuro, que empezaron a producirse, y a proliferar, con la llegada de Obama al poder se hubieran retirado del escenario.

El fenómeno de la ciberoposición, que quiso asemejarse al

estallido popular provocado desde la Red por los responsables de la marea verde iraní, se inició hace ahora justo un año, más o menos, con la convocatoria del concierto por la paz que impulsó el colombiano Juanes, con la complicidad de destacados artistas de la Isla, como Silvio Rodríguez. Y hasta definió un color, el blanco, como sinónimo de la esperanza de cambio.

De nuevo en busca de referencias a la escalada delas protestas que se produjeron en Irán. Luego llegó su momento de apoteósis, aproximadamente en febrero de este año, cuando se produjo la trágica muerte del disidente en, huelga de hambre, Orlando Tamayo Zapata.

Una dramática historia que está en el orígen de la actual promesa de libertad para todos los presos políticos

de la Isla, algunos de los cuáles, tras las gestiones del ministro de Asuntos de Exteriores español, Miguel angel Moratinos, han sido acogidos por España.

Las cosas, por lo tanto, han cambiado mucho en poco tiempo. Hoy todos aquellos portales de Internet que ocuparon tantos minutos y centimetros cuadrados de papel en los medios de comunicación internacionales siguen allí. Yoanni Sánchez, Penúltimos Días, el Think Tank, o Armengol publican sus ‘post’ con la periodicidad de siempre.

Pero la prensa internacional ha dejado de ocuparse de ellos. Quizá porque, ahora, escasean en sus escritos las pistas buenas sobre lo que sucede.

O también, porque a diferencia del modelo iraní, estas webs de las que tanto se habló en el exterior como símbolo de una nueva etapa para la Isla, jamás conectaron con la población de la mayor de las Antillas, preocupada, sobre todo por sobrevivir al día a día, las dificultades económicas y las restricciones a las que, cada vez con mayor rigor tienen que enfrentarse.

La estrella emergente es ‘Palabra Nueva’, la web de la Arquidiócesis de La Habana y, también, el único medio no oficial de la Isla, cuyas informaciones sobre el ‘dialógo entre cubanos’ que desarrolla La Habana con los responsables de la Iglesia Católica, tienen el marchamo de la veracidad que les concede ser la portavocía oficial en Internet de una de las dos partes que se sientan a la mesa.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA