Diplomacia y dinero

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El viaje del ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, a La Habana, ha dejado un cierto sentimiento de alivio entre los empresarios afincados en la Isla. La diplomacia del canciller, y también la billetera de inversiones españolas en el país caribeño, han servido para convencer a Raúl Castro de la necesidad de que el país cumpla con las obligaciones financieras que mantiene con las empresas españolas. Las negociaciones han surtido efecto y todo parece indicar que estas compañías recibirán el capital antes de enero, aunque los rumores sobre cómo se hará la operación aún generan cierta desconfianza entre los afectados. El viaje del ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, a La Habana, ha dejado un cierto sentimiento de alivio entre los empresarios afincados en la Isla. La diplomacia del canciller, y también la billetera de inversiones españolas en el país caribeño, han servido para convencer a Raúl Castro de la necesidad de que el país cumpla con las obligaciones financieras que mantiene con las empresas españolas. Las negociaciones han surtido efecto y todo parece indicar que estas compañías recibirán el capital antes de enero, aunque los rumores sobre cómo se hará la operación aún generan cierta desconfianza entre los afectados.

En algunos ambientes habaneros se comenta que existe la posibilidad de que se podría haber barajado la posibilidad de que los bancos españoles afincados en la Isla, como BBVA, la Caja de Ahorros del Mediterráneo o la Corporación Financiera Habana (de Caja Madrid), adelantasen estos pagos a los bancos cubanos.

De momento sólo son rumores, pero lo que sí parece ser cierto, según algunos diplomáticos europeos, es que a partir de enero unas 240 corporaciones españolas empezarán a recibir los pagos pendientes de sus contrapartes cubanas, que habrían dejado de abonar sus suministros desde principios de año. La deuda total comprometida en el acuerdo sumaría unos 300 millones de dólares, según fuentes jurídicas españolas que operan con empresas que trabajan en la isla.

Algunos empresarios señalan que este compromiso tiene truco. La cuestión está en la letra pequeña de este pacto donde se establece, más o menos, que la resolución del conflicto se producirá caso por caso, en negociaciones individuales, con diferentes grados de priorización. Y eso, aseguran ya se estaba haciendo desde el pasado mes de julio.

Los problemas financieros de Cuba y sus frecuentes retrasos en el pago no son nada nuevo ni desconocido para los emprendedores españoles que comercian con empresas de aquel país, todas ellas dependientes de los holdings corporativos de ministerios u otras instancias oficiales, como las Fuerzas Armadas.

De hecho, una de las prácticas habituales, y perfectamente asumidas por las partes, era liquidar las deudas pendientes en una relación comercial a través de apuntes contables que se efectuaba en las cuentas que el suministrador tuviera en algún banco autorizado de la isla. El efectivo llegaba, después. A veces, con una demora superior a los seis meses.

Lo malo es que la crisis global ha complicado sustancialmente la posición financiera de la isla y en diciembre de 2008, estos apuntes dejaron de realizarse y, en paralelo, se congelaron la mayor parte de las cuentas para impedir que sus propietarios pudieran mover el dinero que, teóricamente, tenían depositados en ellas.

La situación volvió a regularizarse el pasado mes de julio, pero con muchas y variadas condiciones. Entre otras, la aceptación por parte de los acreedores de nuevos plazos de pago tras la imposición de estos apuntes contables. La dilatación propuesta ha variado en cada caso y se ha situado en una banda comprendida entre los 365 y los 765 días.

Aun así, los empresarios españoles valoran positivamente la actitud de Moratinos. El ministro, a través del Comité Hispano cubano de la Cámara de Comercio, había recopilado información sobre los pagos pendientes en varios bufetes de abogados para presentarse ante Raúl Castro con un conocimiento exhaustivo del problema.

El viaje del ministro español también ha servido para que el Gobierno de Raúl Castro decida excarcelar al empresario español Pedro Hermosilla, encerrado en Cuba desde hace un mes acusado de cohecho y de violación de contrato con el Estado.

Según han confirmado a Americaeconomica.com fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, se ha conseguido una libertad condicional provisional a la espera de que se celebre el juicio. Mientras tanto, Hermosilla deberá permanecer en su casa de Cuba sin poder salir de la isla. Sin embargo, el empresario aún se enfrenta a la posibilidad de afrontar una pena de hasta 23 años de cárcel.

El Ministro y el empresario se conocían con antelación. Hermosilla formó parte de la delegación empresarial que le acompañó en julio pasado en su viaje oficial a Guinea Ecuatorial. De hecho, y según comentan en círculos financieros españoles con cierta sorna, resulta curioso que justo unas semanas antes del viaje del ministro, se produjera la detención.

Pedro Hermosilla es el representante en Cuba de la empresa AGEM (Auxiliar General de Electromedicina S.A.) cuya tarea es, según el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, la de promocionar y distribuir materiales a las industrias química, farmacéutica y hospitalaria de la isla caribeña. Una labor que desarrolla desde hace, al menos dos décadas.

Además, AGEM operaba en programas de alta prioridad para La Habana como los patrocinados por del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En este ámbito, según los datos oficiales la compañía firmó el pasado año cuatro contratos por un valor cercano al millón y medio de dólares. En algunos blogs especializados se asegura que este mismo año la firma habría obtenido contratos por valor de 600.000 dólares referentes a la adquisición de frascos monoblock, válvulas, y otros suministros médicos.

Pero la discreción impera también para confirmar las cifras. Al cierre de esta edición, las empresas implicadas no habían contestado a este diario, como tampoco lo ha hecho una vez más Juan Arenas, presidente del Comité Empresarial Hispano Cubano, ni la embajada de Cuba en Madrid.

Quizá por la falta de informaciones concretas sobre las características reales del delito cometido por Hermosilla, las especulaciones se han disparado en Madrid y en La Habana. En algunos círculos empresariales que operan en la Isla, se habla con de la posibilidad de que Hermosilla hubiera pagado comisiones a algunos altos cargos del Ministerio de Sanidad Cubano y que la trama hubiera quedado al descubierto en la ofensiva contra la corrupción impulsada por Raúl Castro en los últimos meses.

Tras la visita de Moratinos a La Habana, el Gobierno cubano también ha liberado al preso político Nelson Alberto Aguiar Ramírez y se ha permitido salir de la Isla a los opositores Onelio Lázaro Angulo y Elsa Morejón.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA