Conspiración

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, ha denunciado que la Central Obrera Boliviana (COB), el principal sindicato del país, se ha aliado con algunos líderes de la oposición para intentar derrocar al Gobierno y tumbar al presidente Evo Morales. El político acusó a Convergencia Nacional, Unidad Nacional y al Movimiento Sin Miedo, de apoyar y ser coartífices de las movilizaciones impulsadas por los representantes de los trabajos para exigir aumentos salariales. El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, ha denunciado que la Central Obrera Boliviana (COB), el principal sindicato del país, se ha aliado con algunos líderes de la oposición para intentar derrocar al Gobierno y tumbar al presidente Evo Morales. El político acusó a Convergencia Nacional, Unidad Nacional y al Movimiento Sin Miedo, de apoyar y ser coartífices de las movilizaciones impulsadas por los representantes de los trabajos para exigir aumentos salariales.

El número dos del Gobierno boliviano aseguró la existencia de una manipulación política en las movilizaciones de la cúpula sindical, ya que tras el llamamiento de la huelga general indefinida se buscó paralizar todo el aparato productivo del país para culpar al Gobierno de esta situación caótica. Sin embargo, no se llegó a ese punto, sólo suspendieron actividades el magisterio urbano, rural, los trabajadores de las cajas de salud, que fueron apoyados por la minería mediana.

García responsabilizó de los 15 días de conflicto a la oposición. Indicó que ésta se reagrupó en un bloque de derecha restaurador formado por Unidad Nacional (UN), PPB-Convergencia Nacional, el Movimiento Sin Miedo (MSM), dirigentes trotskistas del magisterio urbano, Comité Cívico de Tarija, dirigentes de la COB, Gobernación de Santa Cruz y la Federación de Trabajadores en Salud (Fensegural).

Asimismo, acusó al secretario ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Oruro, Jaime Solares, de mantener reuniones con el general del ejército retirado y senador de PPB-Convergencia Nacional, Marcelo Antezana, y tener vínculos con la minería privada.

Ex líder de la COB a principios de la década, Solares se alzó como el dirigente sindical más contestatario a la administración Morales desde 2006. El vicepresidente señaló que en tres recientes asambleas del sindicato de trabajadores del estatal yacimiento de Huanuni, que cuenta con 5.000 trabajadores, Solares se opuso sistemáticamente a la transferencia de yacimientos en manos de privados al Estado.

Por su parte, Solares desmintió a García y negó estar relacionado con los legisladores de Convergencia Nacional. El dirigente minero no ahorró calificativos al referirse al Vicepresidente y reiteró que este Gobierno es mentiroso.

Las denuncias de García se registraron un día después de que la COB y el Gobierno de Evo Morales alcanzaran un acuerdo para un incremento salarial del 11%, y un punto adicional de homologación posterior. El pacto llegó tras dos semanas de tensas movilizaciones en la Paz, que fueron promovidas por los sindicatos bolivianos que castigaron a su población con violentas protestas entre el 6 y el 18 de abril.

El documento acordado por la COB y el Gobierno establece un incremento salarial del 11%, con la posibilidad de subir a 12% si ambas instituciones trabajan en conjunto para encontrar el financiamiento, que no ocasione déficit fiscal, de ese punto adicional. El aumento de los sueldos se pagará a partir de agosto con retroactivo desde enero.

La mayor organización sindical de Bolivia anunció que se crearán comisiones para dar seguimiento al convenio COB-Gobierno, ya que en el caso de que Morales no cumpla con lo establecido, los sindicatos reactivarán la huelga el día 1 de mayo.

Tras el acuerdo, el país arrastrará un déficit fiscal del 4,5% en 2011, por lo que un incremento mayor al 10% de los salarios para todos los sectores, como solicitaba en un principio la COB, significaba un aumento de ese problema financiero.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA