Codelco, primera víctima

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las quejas de la familia Luksic parecen llevar razón. Las empresas mineras de Chile temían que tras las concesiones hechas por BHP Billiton, todos los trabajadores pidiesen las mismas mejoras y no ha tardado demasiado en pasar. Los obreros de Codelco son los primeros en pedir esa subida de sueldo. Los operarios de la nacional chilena, presidida por José Pablo Arellano, reclaman un aumento salarial del 5% y beneficios ligados a la productividad en el nuevo contrato que entrará en vigor en diciembre. Las quejas de la familia Luksic parecen llevar razón.Las empresas mineras de Chile temían que tras las concesiones hechas por BHP Billiton, todos los trabajadores pidiesen las mismas mejoras y no ha tardado demasiado en pasar. Los obreros de Codelco son los primeros en pedir esa subida de sueldo. Los operarios de la nacional chilena, presidida por José Pablo Arellano, reclaman un aumento salarial del 5% y beneficios ligados a la productividad en el nuevo contrato que entrará en vigor en diciembre.

A Codelco llegan así los ecos de las ventajas laborales conseguidas en BHP. La compañía (de capital australiano) aceptó una oferta de negociación colectiva anticipada que, además de beneficios en salud y educación, también incluyó bonos por 14.000 millones de pesos para cada uno de los operarios (casi 17.500 euros), un crédito blando y un reajuste salarial del 5% anual. De esta manera se lleva a cabo la ley no escrita en Chile por la que todos los acuerdos entre empresas y trabajadores se realizan sobre la base del último pacto firmado por esa misma industria, en este caso la minera. Por este motivo, los trabajadores de Codelco han rechazado una oferta de la empresa de un aumento salarial de un 3 por ciento y de bonificaciones cercanas a los 16.000 dólares por trabajador (unos 10.700 euros).

Todas las decisiones que se tomen en Codelco tendrán amplias repercusiones en la economía chilena ya que la nacional aportará el año que viene el 52,2% del total del dinero que se va a invertir en la minería del país, según informa la Comisión Minera del Cobre (Cochilco).

Voces muy importantes de la minería chilena como por ejemplo la familia Luksic (gestores de Antofagasta) explicaron que el acuerdo firmado por BHP Billiton creaba un mal precedente para el sector.

Según la agencia especializada Bloomberg, Marcelo Awad, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals considera que el bono es equivalente a un año de salario de un trabajador normal en Chile y que los mineros de Escondida, sin considerar ese beneficio, ya reciben 25% más que en otras industrias.

La familia más influyente del país manifestó incluso que esto podría llevar a nuevas huelgas de trabajadores y lo cierto es que saben de lo que hablan. Los trabajadores de la mina Spence, perteneciente a la propia BHP comenzaron este jueves una negociación para intentar buscar una salida a la huelga que entró a su décimo día y que ha afectado la producción del yacimiento.

Spence, que se ubica en el desértico norte del país, produjo cerca de 165.000 toneladas de cobre el año pasado y la huelga es vista como un indicador de las negociaciones que seguirán en otras minas en Chile, el mayor productor de cobre a nivel mundial. Esta serie de protestas y presiones por parte de los sindicatos se vería fundamentada en el incremento de los precios de los metales.

En los mercados internacionales se espera que el precio del cobre promedie 6.446 dólares por tonelada el próximo año.

Todas estas circunstancias hacen que el panorama en la minería chilena no esté demasiado tranquilo. Sin embargo, como buena noticia, desde Cochilco indican un aumento de la inversión minera en los yacimientos de oro del país para el próximo año.

Según la comisión, tanto el oro como el cobre sumarán un total de 43.000 millones de dólares de inversión conjunta. Defienden que la producción de cobre en torno al año 2020, ascendería a 7,38 millones de toneladas, un alza del 38,4% con respecto al año pasado, debido a una esperada mayor producción de concentrados del metal.

Desde la Comisión Chilena destacan que este desarrollo productivo se dará principalmente en la producción de concentrados, que pasará desde los 3,36 millones de toneladas, a 5,74 millones de toneladas de cobre fino, entre 2008 y 2020, respectivamente, lo que representa un aumento de 71%.

Por otro lado, la producción de cátodos se estabilizará en torno a los 2,1 millones de toneladas hasta el 2014, para iniciar una declinación que llevará a la producción a 1,64 millones de toneladas al 2020, según la agencia estatal

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA