Al borde del abismo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las promesas de cambio con las que llegó Raúl Castro al poder no han dado sus frutos y la crisis económica global muestra su peor cara en Cuba. El Gobierno cubano necesita aliados para hacer frente a la crisis, sin embargo el incidente con el eurodiputado socialista, Luis Yánez, expulsado de la isla cuando iba de vacaciones, complica el trabajo de los diplomáticos internacionales. Las promesas de cambio con las que llegó Raúl Castro al poder no han dado sus frutos y la crisis económica global muestra su peor cara en Cuba. El Gobierno cubano necesita aliados para hacer frente a la crisis, sin embargo el incidente con el eurodiputado socialista, Luis Yánez, expulsado de la isla cuando iba de vacaciones, complica el trabajo de los diplomáticos internacionales.

Cuba cierra un mal año para su economía sin cumplir ninguno de sus objetivos. La factura alimentaria no se ha recortado lo que se esperaba y cerca del 80% de los alimentos básicos proceden de la importación. Por esta razón el Ejecutivo ha intentado estimular la producción nacional, pero sin demasiado éxito.

El turismo tampoco se encuentra en su mejor momento. A pesar de que el número de visitantes haya registrado un crecimiento del 3,3%, alcanzando la cifra record de 2,4 millones de turistas, éstos se han dejado un 12% menos de dinero que el año anterior, cuando se registraron unos ingresos cercanos a los 2.740 millones de dólares.

Los datos oficiales indican que la producción de níquel de este año ha sido la peor cifra registrada en la última década. En 2009, la producción de níquel no llegó a las 70.500 toneladas, por debajo del promedio de la mayor parte de la década, que ha rondado entre 74.000 y 75.000 toneladas.

El Gobierno cubano también se había propuesto aumentar la producción de petróleo en la isla, sin embargo no lo ha podido conseguir. En 2009 se produjeron 3 millones de toneladas de petróleo y 1 millón de toneladas de gas natural, cantidad que no supera las cifras registradas en 2008.

Por último, las tan esperadas reformas laborales, para poder tener más de un empleo, no han tenido el impacto previsto por las autoridades cubanas. Sólo un 1% de la población declara tener más de un empleo, medida que se implantó para incrementar los ingresos de los cubanos y poder hacer frente a la crisis económica.

Ante estos datos tan alarmantes el Gobierno cubano ha pedido desesperadamente aliados que le permitan evadir la crisis con la llegada, de más inversiones. España, que desde el 1 de enero ostenta la Presidencia de la UE, es una de las mejores opciones con las que cuenta Cuba no sólo para rehuir estos problemas de dinero y mejorar, sino también para continuar y no caer aún más.

Según los expertos de varias instituciones internacionales de evaluación de la coyuntura económica, en términos comparables a las economías occidentales, ha habido una contracción entre el 5 y el 10 con un crecimiento del 1,7 %.

Hasta el momento, los gestos de cara al exterior para mejorar su imagen eran fáciles, por ejemplo se dejaba en libertad a un puñado de presos. Ahora, esta solución no vale y hay que buscar fórmulas más complicadas, lo que ha despertado el lado más férreo del régimen cubana con la llegada del eurodiputado del PSOE, Luis Yánez, a la isla.

No obstante España ha descartado que las relaciones entre Europa y Cuba fueran una prioridad del Gobierno español en este semestre, periodo en el cual José Luis Rodríguez Zapatero ocupa la presidencia de la UE.

Estas declaraciones recogidas por la prensa alemana chocan con otras declaraciones de diplomáticos españoles en varios encuentros con la prensa extranjera en los últimos días de diciembre, cuando el mandatario español iba a tomar posesión de su cargo.

Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores, convocó al embajador cubano en España, Alejandro González, para que explique la expulsión del eurodiputado del partido socialista Luis Yánez y aunque cada uno hablo de lo ocurrido no se llegó a ninguna conclusión.

La no admisión de Yáñez no ha sido pasada por alto para algunos blogs españoles que aseguraron que los servicios secretos cubanos retuvieron a Yáñez y a su esposa al descubrir que la intención era reunirse con representantes de la Corriente Socialista Democrática Cubana, partido que se ha integrado en la Internacional Socialista y cuyo secretario general es Manuel Cuesta Murúa.

Yañez ha compartido escenario con Murúa en diversos actos del PSOE en Bruselas pero siempre ha contado con el beneplácito del Estado cubano.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA