A por Brasil

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

HSBC se ha sumado a las firmas de inversión y agencias de rating que ‘bendicen’ la oferta de Telefónica para tomar el control de Vivo, cuya propiedad comparte con Portugal Telecom. El banco británico afirma en una nota que, gracias a la inyección procedente de la venta de la filial de móviles de Brasil, la operadora portuguesa podría reforzar su balance y repartir un dividendo extraordinario entre sus accionistas de cuatro euros por acción (más del 50% de su capitalización actual), o dicho de otro modo, PT podría tener asegurados los dividendos de siete años a los precios actuales (0,575 euros por título). Y ello, con la oferta actual de 5.700 millones de euros, que supone una prima del 145%. HSBC se ha sumado a las firmas de inversión y agencias de rating que ‘bendicen’ la oferta de Telefónica para tomar el control de Vivo, cuya propiedad comparte con Portugal Telecom. El banco británico afirma en una nota que, gracias a la inyección procedente de la venta de la filial de móviles de Brasil, la operadora portuguesa podría reforzar su balance y repartir un dividendo extraordinario entre sus accionistas de cuatro euros por acción (más del 50% de su capitalización actual), o dicho de otro modo, PT podría tener asegurados los dividendos de siete años a los precios actuales (0,575 euros por título). Y ello, con la oferta actual de 5.700 millones de euros, que supone una prima del 145%.

HSCB cree que la operación permitiría a Telefónica incrementar el valor de sus activos en Brasil, “su mercado más importante en Latinoamérica”, porque permitiría fusionar su negocio de telefonía móvil y fijo. El banco británico asegura también que la compañía española no tendría ningún problema para hacer frente a la operación dada su “flexibilidad financiera”.

Estos analistas no descartan que la oferta “pueda incrementarse” para convencer al consejo de administración de PT, que de momento cuenta con el respaldo de su Gobierno, pero no de los mercados. De hecho, hoy JP Morgan recortó hoy su consejo a “infraponderar” sobre las acciones de la operadora lusa por este motivo.

Esta semana también, Moody’s aseguró que la oferta de Telefónica tenía sentido empresarial y tendría un efecto positivo sobre su ráting. La agencia de calificación apuntaba que la operación “reforzaría su posición competitiva en el boyante mercado de telefonía móvil brasileño”.

Hasta ahora, los analistas de algunos de los bancos que conforman el accionariado del grupo luso ya han mostrado opiniones favorables a la OPA. Espírtitu Santo, propietario del 9,13% del capital, explica que “desde la perspectiva de los accionistas de Portugal Telecom y desde una óptica básicamente financiera, probablemente tendría sentido considerar la venta a Telefónica”. Barclays, que controla el 5,12%, destaca la lógica que para Telefónica tiene la toma de control del total de Vivo.

El consejo de Portugal Telecom ha rechazado la oferta a pesar del elevado precio que está dispuesto a pagar la compañía española: supone una prima del 145%, equivale al 78% de la capitalización del grupo portugués, es 10,9 veces superior al Ebitda de Vivo en 2009 y 32 veces más que el beneficio proyectado por la compañía brasileña para el ejercicio en curso.

Curiosamente, PT señaló que el rechazo del consejo había sido “unánime” cuando en su órgano de gestión se sientan dos representantes de Telefónica, José María Álvarez Pallete, el presidente de Telefónica Latinoamérica, y Santiago Fernández Valbuena, director financiero, que previsiblemente no debieron estar presentes en la votación. La operadora española es el principal accionista de la lusa, con un 10% de su capital.

Caiga Geral de Depósitos es otro de los accionistas relevantes, posee un 7,3% de sus acciones. El resto está en manos de capital no portugués, sobre todo fondos de inversión estadounidenses, más preocupados por conseguir rentabilidad a corto plazo que por las perspectivas de futuro de PT.

Una posible integración de Vivo y Telesp en Brasil generaría sinergias por importe de 2.800 millones de euros para Telefónica. La operdora asegura que estas estimaciones se basan en un consenso de mercado de 13 analistas y en las valoraciones de ambas compañías.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA