A evangelizar

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Papa visitará México y Cuba en la primavera del próximo año, en el que será su segundo viaje a Latinoamérica. La elección no ha sido casual. En Cuba buscará mantener su influencia ante el tímido proceso reformista que podría quitarle adeptos y en México, solucionar sus problemas tras el varapalo que ha sufrido la comunidad de los Legionarios de Cristo. El Papa visitará México y Cuba en la primavera del próximo año, en el que será su segundo viaje a Latinoamérica. La elección no ha sido casual. En Cuba buscará mantener su influencia ante el tímido proceso reformista que podría quitarle adeptos y en México, solucionar sus problemas tras el varapalo que ha sufrido la comunidad de los Legionarios de Cristo.

Benedicto XVI visitará Cuba y México en la primavera de 2012. Si bien todavía no hay fechas confirmadas, los rumores sitúan la visita entre el 23 y el 28 de marzo, justo antes de la celebración de Semana Santa. Primero le tocaría el turno a México y en segundo lugar, sería Cuba, el país visitado.

“Viajaré a México y a Cuba antes de la Santa Pascua de 2012 para proclamar allí la Palabra de Cristo y afianzar la convicción de que éste es un tiempo precioso para evangelizar con una fe recia, una esperanza viva y una caridad ardiente», fueron las palabras exactas utilizadas por el Pontífice para anunciar su viaje.

Las relaciones entre la Iglesia y el Gobierno cubano son muy buenas, ya que el primero se ha convertido en uno de los principales apoyos de Raúl Castro y el principal impulsor de la decisión tomada por el mandatario de liberar a unos 115 presos políticos. Por lo tanto, la visita de Benedicto XVI es considerada por los expertos como una confirmación del papel clave que juega en este momento la iglesia cubana en la fase de apertura del régimen comunista.

Pero esta apertura podría ser un hándicap para al Iglesia, ya que podría provocar la entrada de nuevas religiones, entre ellos de los predicadores, que tanto éxito tienen entre los cubanos asentados en Miami.

Las relaciones entre ambos nunca fueron tan buenas, ya que hay que recordar que el Gobierno cubano es comunista y durante cuatro décadas mantuvo una tensa relación con la Iglesia católica, que podría volver a instalarse en cualquier momento. Ésta es la segunda visita de un Pontífice al país, tras que en 1998 Cuba acogiera al entonces Papa, Juan Pablo II.

La situación con México es un poco distinta, ya que el actual Pontífice decidió suspender “ad divinis” al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, tras ser acusado, entre otras cosas, por pederastia. Un ‘duro golpe’, especialmente para México, país de nacimiento de su fundador.

Sin embargo, la Iglesia católica mexicana tiene una presencia muy fuerte en el país, ya que la virgen de Guadalupe es la más venerada de todas. Por ello, el Papa decidió realizar el anuncio de su vista coincidiendo con la celebración en el país del día de la virgen.

Según los expertos, la visita del Papa puede servir para atraer a la Iglesia católica a todos aquellos fieles ‘descontentos’ de la comunidad de los Legionarios de Cristo. Pero para comprobarlo habrá que esperar a que finalmente el Pontífice realice su viaje y ver que consecuencias produce en los países visitados.

“Evangelizar con una fe recia, una esperanza viva y una caridad ardiente” será el objetivo de la histórica visita papal a México y Cuba en el próximo año, según las propias palabras de Benedicto XVI. Que así sea.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA