Inventario

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Quedaron atrás los primeros cien días de la administración Humala en Perú con más del 60% de imagen positiva, su alta imagen, sorpresiva para algunos, se ve soportada por la moderación en las medidas adoptadas, entre los cuestionamientos se le reprochan algunas decisiones políticas y con la temprana pesada carga de su segundo vicepresidente denunciado por presunto tráfico de influencias. Quedaron atrás los primeros cien días de la administración Humala en Perú con más del 60% de imagen positiva, su alta imagen, sorpresiva para algunos, se ve soportada por la moderación en las medidas adoptadas, entre los cuestionamientos se le reprochan algunas decisiones políticas y con la temprana pesada carga de su segundo vicepresidente denunciado por presunto tráfico de influencias.

Humala asegura que el problema de fondo en Perú no es la pobreza sino la desigualdad.

El presidente peruano, denostado por una derecha desplazada del poder y en alerta permanente ante la posibilidad de un giro de 180 grados en la economía que aleje a Perú del significativo crecimiento ponderado en los últimos años.-

Humala, lleva al poder, a la izquierda , la que no lo ostentaba en más de 30 años, en sus primeros pasos ha dado muestras que mantendrá una política de estabilidad económica, dando seguridades a los inversionistas, analistas coinciden es que se esta desempeñando de mejor manera de la que sus mas acérrimos críticos habían advertido y eso lo demuestra el alto grado de aprobación alcanzado, en contaste con Alan García, que dejó el gobierno con un 30%, a pesar de que el año pasado el país tuvo un crecimiento de 8,8% y tiene una proyección para este año de 6% en promedio

Humala consideró que el problema de fondo en su país es la desigualdad, más que la pobreza, al igual que recoge un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Perú es considerado un país de desarrollo humano alto, la desigualdad y las carencias observadas en educación e ingresos muestran un comportamiento de país de desarrollo humano medio o bajo.-Al momento Perú se ubica en el puesto 80 en un ránking de 187 países, con un índice de desarrollo humano de 0,725, y es considerado uno de los países de desarrollo humano alto (en un universo dividido en países de muy alto/alto/medio/bajo desarrollo humano). al ajustarse el índice por el factor desigualdad, se observa una pérdida sobre su valor en un 23,2 %, bajando al nivel de país de desarrollo humano medio.

Datos oficiales demuestran que la pobreza se redujo en los últimos años al 31 %, mientras que la pobreza extrema (que no cubre una canasta alimenticia) afecta al 9 % de la población. motivo por el cual, la nueva administración ha decidido la creación del Ministerio de Desarrollo Social para transformar los programas sociales en políticas nacionales y de Estado.

Otra variable, por demás valorativa es la pobreza multidimensional, que examina las carencias en salud, educación y niveles de vida, además de los efectos de la degradación medioambiental, así resulta que el 19,9 % de la población del Perú se encuentra en condiciones de pobreza multidimensional, y es el segundo país de Suramérica con mayor población en esta condición después de Bolivia, cuyo índice es de 20,5 %.

En Perú, el 14 % de los pobres multidimensionales no tiene acceso a agua potable, el 19 % a saneamiento mejorado y el 19 % a combustible moderno.

Humala supera en la Marca de los Cien Días al 59 por ciento de popularidad que lograba su antecesor Alan García Perez —2006–2011 y al 42 por ciento de Alejandro Toledo –2001–2006, analizando más profundamente su alto nivel de aprobación consideramos que Humala ha comenzado a cumplir los dos grandes compromisos asumidos en campaña no interrumpir el exitoso ciclo de crecimiento económico experimentado el ultimo decenio , basado en políticas de libre mercado, y dar absoluta prioridad a la inclusión social, a efectos de que los beneficios del crecimiento beneficien a todos los peruanos.

En cuanto a las señales negativas, como las de ascender a ex compañeros de promoción en el ejército de manera que se ubiquen en los puestos más altos de la jerarquía militar, lo que originó el pase a retiro de buena parte de la antigua oficialidad, sumado al nombramiento de amigos en cargos públicos, provocan una mirada recelosa al respecto, otro cuestionamiento pasa por su posición liviana en el caso de su segundo vicepresidente Omar Chehade acusado de trafico de influencias, recordándole que uno de los estandartes de campaña del actual presidente fue la lucha frontal contra la corrupción.

Pasando al plano económico, sus medidas juegan a favor, la ratificación del director del Banco Central de Reserva, Julio Velarde, quien ejerció el cargo durante la administración Alan García, y la designación como Ministro de Economía de Luis Miguel Castilla, quien gestionó como Viceministro de Economía–en la pasada administración, tranquilizaron a los mercados. Otro paso resulta la negociación con las compañías mineras a los efectos de que paguen mas impuestos por unos 1.000 millones de dólares anuales, congraciándose de esta manera con las clases populares resentidas y enfrentadas con que estas compañías se beneficien explotando los inmensos recursos minerales del país, prontamente se implementará en las regiones de mayor pobreza el caballito de batalla que forjó en campaña,—- Pensión 65—- el gobierno entregará 250 soles—unos 90 dólares a los mayores de 65 años en situación de extrema pobreza. Al momento el balance de su gestión, aprecia una de cal y una de arena, la economía camina por lógicos andariveles, va bien, lo que no se ve tan claro es lo político, evidentemente hay temas que preocupan, pues bien el tiempo será testigo, es de esperar, beneficioso para el pueblo peruano.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA