Educación pública esa es la cuestión

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Protesta creciente de estudiantes chilenos, su estandarte de lucha–el Gobierno debe comprender que el país requiere educación pública gratuita y de calidad, la agenda educativa heredada de la Concentración permitió a Piñera comprometer medidas a las que sus aliados le ponen un límite. Protesta creciente de estudiantes chilenos, su estandarte de lucha–el Gobierno debe comprender que el país requiere educación pública gratuita y de calidad, la agenda educativa heredada de la Concentración permitió a Piñera comprometer medidas a las que sus aliados le ponen un límite.

Atrás quedaron el terremoto , un maremoto, que arrasaron parte del país, a lo que el presidente enfrentó y superó las deficiencias en los sistemas de control e infraestructura que heredó, apareció el piloto de tormentas en el rescate de los treinta y tres mineros atrapados en las profundidades de una montaña, no olvidemos el incendio en una cárcel de máxima seguridad que dejó 80 muertos, que lo llevó a privatizar el sistema, deslindando al Estado de la responsabilidad.

Piñera mostró al mundo mejoras en materia institucional y en políticas sociales, sin embargo, al momento no encaminó su rumbo económico ya que resulta sin lugar a dudas, inequitativo, gracias a su firme convicción en privilegiar la inversión, sin claros y definidos objetivos.

Es así que Chile se posiciona en la primera línea de la región en cuanto a la apertura y desregularización de su economía.

Ahora bien, como se espiraliza esta creciente protesta, a mediados de mayo último en Santiago y otras ciudades se realizó la primera manifestación masiva en reclamo de cambios estructurales en la educación pública.- A partir del 12 de junio estudiantes secundarios comienzan con la toma de colegios, que en pocas semanas suman cientos de establecimientos,el Gobierno contraataca y entre junio y julio presenta dos propuestas que son rechazadas por los estudiantes, alcanzando al rojo la tensión el 4 de agosto, y, desafiando la prohibición del Gobierno, los estudiantes marchan por Santiago, chocando con los carabineros y dejando un saldo de heridos y 874 detenidos.

Vayamos al fondo de la cuestión, que hay detrás del reclamo de los estudiantes, es así que el sistema educativo de Chile se financia por demanda. El Estado paga a municipios y escuelas particulares por cada alumno que asiste el 90% de los días del mes. Si un alumno se va de una escuela a la otra, el Estado deja de pagarle a la primera y le transfiere los fondos a la segunda, modelo considerado gracias a una ley de Augusto Pinochet e implementado por la Concertación basado en el incentivo a los establecimientos escolares por captar y retener al alumnado, de esta manera buscan que los mismos desarrollen máximos esfuerzos a efectos de mejorar y calificar su oferta educativa.

Transcurridos veinte años de implementado el modelo, no ha sustentado mejoras significativas de calidad, por lo que, atentos, los Gobiernos de Lagos y Bachelet empezaron a trabajar en corregir métodos, como contrapartida alcanzaron un grado significativo de equidad, por lo que miles de niños y jóvenes han ingresado y recorrido los caminos del sistema educativo.

Dos tercios de los alumnos que están llegando a la educación superior son los primeros de sus familias que lo logran, sin embargo este inconmensurable paso a la consolidación social , lo que es verdaderamente muy destacado, tropieza desde el vamos, ya que la educación universitaria no es gratuita, ni siquiera la posibilidad de rendir el examen de ingreso a la misma.

El Estado subsidia los créditos a los jóvenes ingresantes, para cursar su carrera, que deberán pagar al graduarse o abandonar los estudios. El Ministerio de Educación no interviene en la relación entre los alumnos y la Universidad, salvo en el subsidio a los préstamos, ni siquiera regulando o controlando el costo de las matrículas. Y eso hace que las mismas sean muy altas, posicionándose entre las más caras del mundo, situación que da por sentado el estallido de los jóvenes chilenos, cual real grito por oportunidades de progreso, crecimiento y acceso al conocimiento, en igualdad de condiciones.

Paradojas que da la vida , crisis fogoneada por el éxito de la transformación de la educación de base, ya que permite que mayor cantidad de niños y jóvenes alcancen la universidad.

Otras de las preguntas que nos permitimos son Por qué este reclamo se produce recién ahora? ¿Por qué no ocurrió antes?

Será por que son otros jóvenes, o por que hace 20 años el modelo estaba direccionado hacia los de mejor condición económica que eran quienes accedían a la universidad y en ese sentido, algunos defendían la idea de “que los ricos se paguen los estudios”.

Al momento ya no sólo los ricos, sino un grupo heterogéneo de jóvenes, de diferente origen y condición social, los que aspiran a las mismas posibilidades, y es por eso que demandan que les abran “las puertas del futuro, dispuestos a rendir los exámenes que sean necesarios, y a cumplir las fuertes exigencias a las que se verán sometidos.- No escatiman en aceptar el filtro del merito, del esfuerzo, del trabajo, su limite el económico.

La administración Piñera se enfrenta a una demanda complicada de satisfacer en lo inmediato, por el caudal de recursos que implica y por la urgencia para concebir un nuevo modelo. Es menester recordar que la Concertación avisoró claramente la emergencia, por lo que la clase política del país trasandino debe tomar el toro por las astas anticipándose a los procesos sociales de cambio y jugar siempre un paso adelante, lo que en realidad no es para nada sencillo, deben tener en claro que los niños y jóvenes desean estudiar, no que les conminen las exigencias,ni co gobernar las universidades, solo solicitan condiciones igualitarias, iguales oportunidades, es de esperar que la clase política chilena este a la altura de los acontecimientos y allane el camino hacia la equidad, algo que no es para nada frecuente en la mayoría de los países de la región, sin embargo Chile es capaz de dar una nueva grata sorpresa.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA