Alta prioridad

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Si existe un tema urticante, prioridad UNO para la desgastada administración Morales es la tan ansiada salida al mar, así y ante el arribo del Gobierno que encabeza Ollanta Humala , Bolivia juega sus cartas con el Perú. Al momento el canciller peruano Rafael Roncagliolo, aterriza en Santa Cruz de la Sierra, a los efectos de reunirse con su par del altiplano, David Choquehuanca, llevando en su maleta la premisa de avanzar en una agenda bilateral direccionada en subsanar todos los escollos que interfieran en el otorgamiento de una salida al mar a sus vecinos bolivianos. Si existe un tema urticante, prioridad UNO para la desgastada administración Morales es la tan ansiada salida al mar, así y ante el arribo del Gobierno que encabeza Ollanta Humala , Bolivia juega sus cartas con el Perú. Al momento el canciller peruano Rafael Roncagliolo, aterriza en Santa Cruz de la Sierra, a los efectos de reunirse con su par del altiplano, David Choquehuanca, llevando en su maleta la premisa de avanzar en una agenda bilateral direccionada en subsanar todos los escollos que interfieran en el otorgamiento de una salida al mar a sus vecinos bolivianos.

A fin a esta situación por los pasillos de Itamaraty se murmura que los gobiernos de Brasil y Bolivia planifican desarrollar la construcción de una ferrovía que tendrá conexión al océano Pacífico. Probablemente el puerto peruano de Ilo jugaría un papel por demás importante actuando como bisagra del mismo.

Retornando a la visita del flamante canciller peruano, considerada de suma importancia para la política exterior del Perú, donde reunido con su par David Choquehuanca se verán en Santa Cruz de la Sierra, no en La paz, debido a razones de salud del canciller peruano.

Los ministros harán un repaso del estado de las relaciones bilaterales y definirán una agenda de “temas prioritarios” para analizarlos en los próximos meses. El encuentro será la primera reunión de trabajo que mantengan ambos ministros desde la asunción del presidente Ollanta Humala, el 28 de julio pasado en Perú.

Vale la pena destacar que la reunión se llevará a cabo en el momento de mayor tensión de los últimos años en las relaciones bilaterales entre Chile y Bolivia como resultado del estancamiento de la negociación binacional.

Entre los asuntos importantes de la agenda binacional sobresalen temas como la necesidad de fortalecer y modernizar la opción de Ilo como salida al mar para Bolivia; ayudar a luchar con más eficiencia contra el contrabando y el narcotráfico; y procurar acuerdos de potenciamiento turístico binacional.

Roncagliolo señaló recientemente que apoya la demanda boliviana de una salida al mar y que cualquier intervención de su país sería con “simpatía” hacia Bolivia, aunque subrayó “que este es un tema bilateral entre Bolivia y Chile”,

Declaración que hace jugar, a priori, al Perú en un rol secundario, sin embargo, al momento el que da cartas es el líder indiscutido de la región, Brasil, quien aparece en el escenario, tal es que entre las sombras se realizó una reunión privada en Santa Cruz de la Sierra entre el ex presidente de Brasil Ingacio Lula Da Silva y Evo Morales, en la que a su termino se filtró que una vía férrea conectará los puertos brasileños, atravesando por Bolivia, con los del Pacífico. Oh causalidad, en los próximos días arribará a La Paz Marco Aurelio García, quien fuera asesor de Lula y quien al momento hace lo propio con la actual presidente Dilma Roussef, a efectos de debatir los nuevos proyectos de integración y programas sociales políticos regionales.

Adelantándose a los acontecimientos, Evo Morales comentó que una ferrovía que pase por Bolivia favorecería a las exportaciones brasileñas a China para que lleguen al puerto de Shangai. El proyecto ahorraría unos 6.500 kilómetros de recorrido.

El ramal ferroviario ingresaría desde Brasil por la población de Puerto Suárez, este de Bolivia, y tendría conexión con el puerto peruano de Ilo porque está en vigor un tratado bilateral de comodato por 99 años entre Bolivia y Perú.

La construcción de la ferrovía de Brasil al océano Pacífico era conocida por el ex mandatario peruano Alan García y por el actual presidente, Ollanta Humala, por lo que en el transcurrir de los meses se reunirá con el presidente boliviano.

Hechos, éstos de Itamaraty, que dejan atrás palabras, consolidando su liderazgo regional, moviendo las piezas, y por que no, beneficiándose al final de la partida, pues, si quien cante jaque mate será ni más ni menos que ella.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA