10 tweets

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Lo he intentado varias veces: usar Twitter como medio formativo sistemático. Asistí, siendo como soy aún: un tweetero menor, a la primera reunión de adeptos a la red, convocada en la capital del país. Prometí, y cumplí, que usaría el canal, con algunos contenidos pedagógicos, en un evento virtual de convocatoria nacional. Duro resultado: ni uno de los entusiastas asistentes al evento se dio por enterado. Lo he intentado varias veces: usar Twitter como medio formativo sistemático. Asistí, siendo como soy aún: un tweetero menor, a la primera reunión de adeptos a la red, convocada en la capital del país. Prometí, y cumplí, que usaría el canal, con algunos contenidos pedagógicos, en un evento virtual de convocatoria nacional. Duro resultado: ni uno de los entusiastas asistentes al evento se dio por enterado.

Pero, como digo siempre, hijo de falconiana (por el estado Falcón, noroccidente del país, nativos famosos por su terquedad), insisto en el uso mencionado. Para mi suerte, con cada vez mayor número de retweets. El día de cumplir con esta entrega para Americaeconomica.com posteé una serie de diez tweets sobre algunos temas avanzados respecto a las transiciones políticas, los cuales ahora expondré –en clave tweetera, ligeramente mejorada- y desarrollaré brevemente.

1) @Diego_Arria: Sin duda, el concepto #Transición avanza pese al rechazo de HCR (Henrique Capriles Radonsky, candidato opositor). Toca desarrollarlo, especificarlo y precisar implicaciones. ¡Voy!

2) #Transición no es cualquier cambio o problema. Es cambio de un TIPO de régimen a otro. Interesa el pase del #Totalitarismo a la #Democracia.

3) En eso hay errores frecuentes en los analistas nacionales. Ejemplo: una radicalización mayor del totalitarismo imperante no es una #Transición. ¡Error!

4) La necesidad de un profundo ajuste macro (económico), por desequilibrios acumulados tampoco es una #Transición. Igual, cualquier ajuste estructural.

5) #TransiciónDemocrática es un cambio de los fundamentos de los subsistemas político, institucional y económico; para cimentar y consolidar.

6) Hay distintos tipos de #Transición. En nuestra clasificación (amplia): cooptación, propiciamiento, transacción y vacío (de poder). No operan igual.

7) Para los estrategas, cada tipo tiene su contexto, contenidos e implicaciones: Plantean un ‘trade-off’ y deben ser muy bien evaluadas.

8) Ejemplo: cuando analistas dicen que la mejor opción es el acuerdo ‘chavismo’-oposición, no saben lo que están diciendo, ni han hecho evaluación. ¡Error!

9) Lo que señalo como error puede ser válido sólo si bajo las restricciones reales es el máximo posible. Hoy se sabe de los riesgos de la #Transacción.

10) Hoy, el mundo nos muestra diversos ejemplos de problemas y costos de una #TransiciónTransada, agravada por omisiones en su corrección. ¡OJO!

En lo sustantivo (más acá de lo anecdótico y lo afectado por el modo Twitter), son evidentes varias ideas-fuerza: 1) el concepto transición está requerido de desarrollo, especificación y precisión de las implicaciones de cada caso y tipo suscitado; 2) hay, en un enfoque amplio, unos tipos a reconocer; 3) se califica como transición a procesos que no lo son; 4) hay un reto estratégico múltiple en el conocimiento y análisis de los modos o tipos como podría suscitarse la transición en cada caso; 5) las transacciones o acuerdos entre los regímenes entrante y saliente pueden facilitar la salida del totalitarismo, pero acarrean problemas, costos y riesgos posteriores; 6) las democracias deben lidiar con los modos de concreción de las transiciones que las permitieron; 7) la transición y su correlato, la consolidación democrática, son exitosas, si y sólo si contienen dispositivos de corrección permanentes.

Como notarán, el estudio de las transiciones confronta nuevas tesis a fortalecer y sustanciar con la referencia de casos. Es un reto que confrontamos día a día. Ejemplos sobran: para el análisis de casos o los estudios comparativos.

La cada vez mayor disponibilidad de análisis y posiciones, en diversas esferas, sobre las implicaciones actuales de la transición española o el evidente remezón en el hasta ahora reconocido como virtuoso proceso chileno nos orienta sobre el sustrato en el cual proponemos las tesis anteriores.

Con las dificultades del intento de mirarse uno mismo, también está el doloroso caso venezolano. Una traumática, pero avanzada elaboración de Rómulo Betancourt, junto a sus partidarios, dio lugar a una transición fugaz, una neta involución de unos treinta años y una vergonzosa regresión al militarismo totalitario.

¿Aprendemos, autocorregimos o nos dejamos llevar al sinuoso, pero eficaz totalitarismo creciente?

* Santiago José Guevara García

(Valencia, Venezuela)

sjguevaragarcia@gmail.com / @SJGuevaraG1

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA