Telefónica reclama a México 850 millones en el Tribunal de Arbitraje del Banco Mundial

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Telefónica ha presentado una demanda de arbitraje contra México en el Centro Internacional de Arreglos de Disputas de Inversiones (CIADI), organismo dependiente del Banco Mundial. La operadora reclama 850 millones de euros porque las nuevas tarifas de interconexión violan los tratados de inversión recíproca entre México y España. Telefónica ha presentado una demanda de arbitraje contra México en el Centro Internacional de Arreglos de Disputas de Inversiones (CIADI), organismo dependiente del Banco Mundial. La operadora reclama 850 millones de euros porque las nuevas tarifas de interconexión violan los tratados de inversión recíproca entre México y España.

La rebaja de las tarifas de interconexión (lo que paga una compañía por usar las redes de otros) decidida por los reguladores mexicanos estaría penalizando las inversiones de la empresa en el país, donde es la segunda operadora de móvil, a gran distancia del líder, América Móvil, controlada por Carlos Slim.

La rebaja de las tarifas de interconexión, además de ser muy amplia (del 61%), se ha aplicado con carácter retroactivo hasta 2006, con lo que la operadora española se verá obligada a devolver las cantidades que recibió de otras empresas por usar sus infraestructuras.

El CIADI notificó el pasado jueves, 21 de junio, la admisión formal y el registro de la solicitud de arbitraje internacional interpuesta por la operadora en 2011.

Telefónica ya presentó el 8 de septiembre de 2011 un aviso de notificación al Gobierno mexicano ante la falta de resoluciones administrativas y judiciales que resolvieran los procedimientos relativos a las tarifas de interconexión del periodo 2006-2011.

Este procedimiento tiene su fundamento en el acuerdo para la promoción y protección recíproca de inversiones entre Mexico y España, que recoge que existe un periodo de seis meses para tratar de llegar a una solución amistosa sin tener que recurrir a un procedimiento arbitral internacional.

Además, la compañía española, que lleva unos 10 años en México y ha invertido más de 10.000 millones de euros, también considera relevante la resolución del 30 de abril de este año de la Comisión Federal de Competencia (COFECO) por la que finalmente se consideró única y exclusivamente a Telcel (filial de América Móvil) operador dominante en el mercado de terminación móvil.

En el caso de que finalmente se aplique la retroactividad del precio de las interconexiones hasta 2006, Telefónica se vería obligada a pagar unos 41 millones de euros a Axtel, operadora de telefonía fija. Algunos medios mexicanos aseguran que el verdadero temor de la compañía española es que Telmex, que controla un 80% del mercado de la telefonía fija, también reclame el dinero que le correspondería.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA