Problemas en México D.F. por el cierre de la compañía estatal de electricidad

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Fuentes oficiales de la compañía mexicana de Luz y Fuerza del Centro, que ha sido cerrada por el Gobierno de Felipe Calderón el pasado sábado, han asegurado a Americaeconomica.com, que ya han empezado a surgir problemas en el centro de la ciudad de México por los cortes de luz que ha producido la decisión del Ejecutivo del país. Fuentes oficiales de la compañía mexicana de Luz y Fuerza del Centro, que ha sido cerrada por el Gobierno de Felipe Calderón el pasado sábado, han asegurado a Americaeconomica.com, que ya han empezado a surgir problemas en el centro de la ciudad de México por los cortes de luz que ha producido la decisión del Ejecutivo del país.

La compañía Luz y Fuerza del Centro abastece de electricidad a la capital mexicana, a 82 municipios del estado de México, 45 de Hidalgo, 2 de Morelos y 3 de Puebla.

El mandatario ha optado por emplear los cerca de 2.500 millones de euros que se debían entregar a la empresa, en su mayoría para pagar privilegios y prestaciones excesivas de carácter laboral, en indemnizaciones para los 45.000 empleados y 22.000 jubilados. Según Calderón, esto no significa la privatización del servicio público.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE), la mayor eléctrica pública de la nación, es la encargada de asumir el proceso de cierre. Su director general, Arturo Elías Ayub, afirmó que el servicio eléctrico funciona con normalidad. El Gobierno estima que 10.000 de los despedidos serán recontratados, pero con condiciones laborales muy diferentes a las que tenían.

Además, el cierre de la central eléctrica ha provocado una oleada de críticas al Ejecutivo por parte del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y de algunos diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido del Trabajo (PT).

Mediante un decreto del presidente mexicano se ha cerrado la compañía eléctrica, una de las dos que suministran energía al país. Lo que empezó como un conflicto laboral ha terminado con una liquidación de consecuencias imprevisibles. La medida ataca a un sindicato de izquierdas próximo a la oposición.

Durante la mañana del pasado domingo hubo manifestaciones multitudinarias contra la decisión de Calderón, que indicó que para salir adelante y transformar a México en el país justo y próspero hay que cambiar a fondo y afirmó que se agota el tiempo y los recursos.

Todo empezó el pasado 16 de junio tras la elección e impugnación de Martín Esparza como dirigente del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), un organismo que no es omnipotente como el de Petróleos de México (PEMEX), pero sí poderoso. Históricamente los líderes sindicales manejan cifran millonarias gracias a las aportaciones de los afiliados, lo que les convierte en verdaderos grupos de presión.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA