Precios altos…

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El auge de los ‘commodities’ acaba con los subsidios agrícolas en EEUU. Los altos precios del maíz y la soja han mejorado el negocio de la agricultura en EEUU, hasta el punto de que los subsidios que concede el Gobierno al sector desde 1930 se han frenado en seco.

A pesar de que estos pagos siempre han fluctuado de acuerdo con los precios de las materias primas, muchos economistas que cita The Wall Street Journal creen que lo que pasa ahora es diferente. Un alza sostenida en el valor de las cosechas está creando una posibilidad real de que los productores ya no tengan derecho a recibir este subsidio básico.

Siguen vigentes otros tipos de ayudas porque no están vinculadas a la cotización del mercado. Pero la escalada de los precios está socavando el apoyo político a estos programas, especialmente en un momento en que la Casa Blanca y el Congreso debaten para llegar a un acuerdo sobre el límite de endeudamiento de EEUU.

Los pagos del Gobierno a los agricultores se han reducido a 11.000 millones de dólares al año (la mitad que en 2005) y todavía podrían reducirse mucho más si Washington sigue adelante con su plan de eliminar otro tipo de subvención al sector que le cuesta a las arcas públicas unos 5.000 millones de dólares por año. Parece que el mercado ha logrado lo que la política no pudo: Acabar con los subsidios agrícolas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA