Petrobras vende parte de sus activos en Argentina a un empresario amigo de los Kirchner

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La petrolera estatal brasileña Petrobras, que preside José Sergio Gabrielli, ha comenzado a vender algunos de sus activos en Argentina. Por ahora la compañía se ha desprendido de una refinería y una parte de su red de estaciones de servicio, que ha vendido a Cristóbal López, dueño de Oil Combustibles y amigo personal del matrimonio Kirchner, por un valor de 85 millones de euros. El ex ministro de Energía argentino, Enrique Devoto, ha asegurado en la prensa local que “hace tiempo que Petrobras se muestra incómoda en la Argentina». La petrolera estatal brasileña Petrobras, que preside José Sergio Gabrielli, ha comenzado a vender algunos de sus activos en Argentina. Por ahora la compañía se ha desprendido de una refinería y una parte de su red de estaciones de servicio, que ha vendido a Cristóbal López, dueño de Oil Combustibles y amigo personal del matrimonio Kirchner, por un valor de 85 millones de euros. El ex ministro de Energía argentino, Enrique Devoto, ha asegurado en la prensa local que “hace tiempo que Petrobras se muestra incómoda en la Argentina».

Según los expertos consultados, con esta operación Petrobras confirma su intención de salir de Argentina, una estrategia que comenzó con la venta de su área de fertilizantes a Bunge y que podría continuar con la venta de sus participaciones en compañías de servicios públicos, como por ejemplo, Edesur y TGS, entre otras.

La elección del empresario Cristóbal López, que según publica la prensa argentina ha conseguido muchos beneficios empresariales gracias a sus vínculos con el kirchnerismo, no parece casual, y se ha tenido más en cuenta su relación con el Gobierno que sus antecedentes en la industria petrolera. El diario “Clarín” recuerda que cuando Petrobras quiso vender en 2006 su parte en Transener al fondo Eaton, Néstor Kirchner bloqueó la venta y, finalmente, la compañía brasileña tuvo que vender esa participación a Electroingeniería, otra firma ligada al Gobierno, y Enarsa.

El ex ministro de Energía argentino, Enrique Devoto, ha asegurado en medios locales que “Petrobras se sentía incomoda haciendo negocios en Argentina”. Según Devoto, “la sensación cuando uno hablaba con los directivos de Petrobras era de incomodidad por parte de la empresa”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA