Los países de la zona del euro recortan el déficit pero aumentan su endeudamiento

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El déficit de la zona del euro pasó del 6,3% del PIB al 6% el año pasado, aunque la deuda pública creció al 85,1% (desde el 79,3%), según los datos publicados hoy por Eurostat. Los casos más alarmantes son los de Grecia, Irlanda y Portugal. El déficit de la zona del euro pasó del 6,3% del PIB al 6% el año pasado, aunque la deuda pública creció al 85,1% (desde el 79,3%), según los datos publicados hoy por Eurostat. Los casos más alarmantes son los de Grecia, Irlanda y Portugal.

A pesar del fuerte recorte que ha impulsado Atenas, que consiguió el paso de un déficit del 15,4% del PIB en 2009 al 10,5% el año pasado, el país no cumple con el objetivo del Gobierno, que era del 9,4%. Además, las cifras de deuda que ha registrado Atenas, las más altas de la región, se sitúan en el 142,8% del PIB (el año anterior fue del 127,2%), según Eurostat.

En Portugal, la agencia de estadísticas ha revisado al alza el déficit hasta el 9,1% del PIB en 2010, frente al 8,6% que se preveía el instituto luso de estadística inicialmente y al 7,3% anunciado en un primer momento por el Ejecutivo. Las cifras de deuda de este país señalaban un 93% del PIB.

También hay que destacar la peculiaridad irlandesa que, tras el rescate a su sector financiero el pasado noviembre, pasó de un déficit del 14,3% del PIB al 32,4%. El volumen de deuda también ha crecido con fuerza: del 65,6% al 96,2%.

Eurostat corroboró los datos de España, con un déficit del 9,2% del PIB y una deuda emitida del 60,1%. El ejercicio anterior, el déficit de las administraciones públicas españolas se había situado en el 11,1%, mientras que la deuda era del 53,3% del PIB.

Con estas cifras en la mano, algunos expertos citados por The Wall Street Journal han aventura que la reestructuración de deuda en algunas de estas economías, y en particular en los casos de Irlanda, Grecia o Portugal, podría conllevar que los tenedores de bonos privados tengan que asumir un recorte del 50% en los pagos inicialmente establecidos. Hace un año, los rumores más alarmantes situaban esta cifra en el 30%, según ha podido saber EL BOLETÍN.

Estos analistas aseguran que durante los últimos doce meses los inversores privados han tratado de abandonar la financiación de estos tres gobiernos según iban venciendo sus bonos. Ello ha conllevado que el FMI y la Unión Europea (UE) se hayan involucrado más para evitar la quiebra de estos países. Y conforme su posición como agentes de crédito se incrementa, más tendrían que pagar los inversores del sector privado que aún tienen deuda soberana en sus manos si estas economías decidiesen que no pueden afrontar todos los pagos.

Fuentes cercanas al sector de los hedge funds aseguraron a este periódico que a principios de 2010 los tenedores más pesimistas consideraban que, de darse una reestructuración, podrían salvar el 70% de su inversión. Es decir, que de 100 millones de euros a cobrar por parte de una de estas economías, podrían asegurar 70 millones. Ahora, las cifras que establece el mercado son –en ese caso hipotético- de 50 millones de euros. Es decir, la mitad.

Además, una reestructuración parece ahora más posible que entonces, cuando ni siquiera Grecia (el primer país en recibir un rescate) había utilizado aún las ayudas internacionales. Ahora, aunque desde el BCE y el FMI se haya negado este extremo, los rumores de mercado señalan que esta es una de las salidas que tienen las autoridades de Atenas, Dublín y Lisboa. La otra, dicen, es la quiebra.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA